Poza Rica, Ver.- Las fallas estructurales que presenta el distribuidor vial no han sido atendidas por Petróleos Mexicanos, incluso a pesar de que representan un grave riesgo en la estructura.

Apenas este año, el ayuntamiento solicitó a Pemex un informe detallado sobre los daños que presenta el distribuidor.

Aunado a las grietas en la obra que no tiene más de 8 años, se suma la falta de responsabilidad de los conductores que hasta con unidades sumamente pesadas circulan sin restricción alguna.

Respecto a lo anterior, un ingeniero indicó que una vez que sobrecargan una estructura para la cual fue diseñada, sufre fallos y eso puede traer graves consecuencias, entre ellos, que se venga abajo; es el riesgo que se corre con esa estructura que está bastante deteriorada por los asentamientos, a eso se le suma el sobrepeso de unidades de gran tonelaje que a diario circulan y que no está permitido precisamente por eso, pero lo utilizan para acortar distancia.

La obra fue ejecutada en un lapso de 3 años por la compañía Sigma, por un pago de 746.7 millones de pesos, a cargo de Petróleos Mexicanos y cuya primera parte fue entregada en diciembre del 2014. Desde esa fecha no ha recibido mantenimiento, por lo cual es urgente reparar los daños que comienzan a causar miedo entre los que ocupan esta vía, considerando que es utilizada por más de 4 mil conductores por día.

Según datos técnicos que en su momento Pemex ofreció, “en total se realizaron 455 perforaciones de 18 metros de profundidad cada una; 107 mesas robustas, 137 columnas, y se utilizaron 507 trabes metálicas y de concreto. En suma, representa una mole de 3 mil 981 toneladas de acero y 136 mil toneladas de concreto en las 107 losas, con un espesor de 20 centímetros, recubiertas con una carpeta asfáltica de 5 centímetros y los carriles están iluminados con 192 lámparas tipo led de alta intensidad”.