Fabricó escrituras apócrifas para favorecer a dos personas que intentan quedarse con bienes ajenos; podría parar en la cárcel, un abogado es su cómplice

Poza Rica, Ver.- Corrompidos por la ambición de quedarse con bienes ajenos, el notario público, Donaciano Cobos y el presidente de la Barra de Abogados Independientes de esta ciudad fabricaron escrituras falsas e insisten en defender una compra-venta ficticia celebrada en el 2012.

Tras entrevista exclusiva para este medio, Juan Manuel Polo Jiménez, abogado de los afectados, dijo que todo sucedió tras la muerte del propietario de un terreno ubicado en Papantla, así como una casa en Cazones; al morir todo quedó intestado.

La ambición que causó el hecho de que ambos bienes quedaran intestados ocasionó que dos personas cercanas al extinto dueño, quien respondía al nombre de Balbino Jiménez Pérez, inventaran contratos de compra venta que simulaban la celebración de estos dos meses antes de la muerte del propietario y con esos documentos acudieron ante un notario, que ahora se sabe es Donaciano Cobos Nava, para que les otorgara escrituras falsas.

Así inició el negocio millonario en el que además están involucradas otras personas, entre ellos el presidente de la Barra de Abogados Independientes de Poza Rica, quien defiende a los dos sujetos que buscan apoderarse de los bienes, Raúl López Esteban y Edgar Villanueva Reyes, ambos maestros, según Juan Manuel Polo.

Con documentos en mano, los afectados acusaron fraude procesal en su agravio cometido por el notario Donaciano Cobos Nava, al señalar que éste se prestó a hacer entrega de escrituras falsas para favorecer a dos personas que se dicen propietarios de los bienes reclamados. De acuerdo a la declaración vertida por el señor Isidoro Jiménez Pérez, hermano del ahora extinto, tanto en el juzgado, en el Registro Público de la Propiedad y en el Ayuntamiento de Papantla favorecieron a los involucrados al hacer entrega de documentos que presumiblemente hicieron constar que habían sido solicitados por la persona fallecida.

A sabiendas de que era un hecho ilícito, tanto el notario como el abogado han insistido en quedarse con los bienes, pero en la Suprema Corte de Justicia ya se determinó como ilegales los documentos y hasta se ordenó dejar sin valor las escrituras que fabricó Donaciano Cobos.

Asimismo, se cree que ambos podrían enfrentar a la justicia por los delitos de uso de documentos falsos, fraude y lo que resulte, pues incluso acusaron un despojo a don Isidoro y éste tuvo que parar en la cárcel al inventar que eran dueños de los bienes al exhibir la documentación falsa. Los afectados llamaron a la ciudadanía a denunciar si han sido víctimas del notario.

Por Clemente Hernández Reyes

Gráficas Fernando Barrientos

¿Usted qué opina?:

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.