Ciudad de México.- La Secretaría de Relaciones Exteriores, a través de su titular Marcelo Ebrard, solicitó formalmente al gobierno de Estados Unidos autorizar la extradición del exgobernador de Chihuahua César Duarte Járquez para que responda ante la justicia mexicana por los delitos que sustentaron la emisión de 16 órdenes a aprehensión en su contra.

Duarte Jáquez, que forma parte del “nuevo PRI” que presumió Enrique Peña Nieto, es investigado por la Fiscalía de Chihuahua por el presunto saqueo de las finanzas públicas. Se le acusa de haber triangulado recursos a su partido  en una operación en la que, dice, participó el que fue secretario general priista, Alejandro Gutiérrez Gutiérrez, un hombre cercano a Manlio Fabio Beltrones.

Santiago Nieto Castillo, titular de la Unidad Financiera de Inteligencia de la Secretaría de Hacienda, aseguró durante un foro sobre corrupción celebrado en la Universidad Anáhuac que en el caso del priista Duarte Jáquez se actuó “con discrecionalidad”, por lo que ejemplifica el concepto de corrupción: monopolio y discrecionalidad en la decisión política, así como ausencia de rendición de cuentas.

Recordó que el pasado 20 de octubre, Andrés Manuel López Obrador, entonces Presidente electo, se comprometió con Javier Corral, actual gobernador de Chihuahua, a pedir la extradición de Duarte Jáquez, quien presuntamente vive en Texas y tiene en México un récord de 15 denuncias por diversos ilícitos.

¿Usted qué opina?: