Poza Rica, Ver.-A un año y cuatro meses de haber asumido el cargo, la regidora Brenda Guadalupe Carrión Cabrera no ha presentado ni una sola propuesta para combatir la contaminación del aire y los arroyos que cruzan la ciudad.

En todas las sesiones de cabildo sólo acude para levantar l a mano, y así, ganarse los más de 110 mil pesos mensuales que percibe del erario público, dinero que aportan los ciudadanos a través del pago de sus impuestos.

En contra parte, en una de sus comisiones como es Ecología y Medio Ambiente, la ciudad sigue padeciendo de la contaminación, principalmente por las descargas de los drenajes que terminan sobre los afluentes, y por las bolsas de basura que arrojan los ciudadanos.

Una de las zonas más contaminadas es el arroyo El Mollejón, a la altura del puente de la calle 5 de Mayo, entre las colonias Manuel Ávila Camacho y Las Vegas. Cerca de las viviendas han sido arrojados desde botellas y bolsas plásticos, así como ropa, los cuales se han acumulado en varios metros.

También, el puente vehicular está deteriorado. Carece de barandales en uno de los extremos, el concreto está agrietado y se ha formado una grieta, lo que expone a los peatones a caer sobre el vacío o barranco.

Además, en el arroyo “Salsipuedes”, persisten los escurrimientos de hidrocarburo que se extienden en por lo menos cuatro colonias de este municipio, pero la regidora tampoco ha llevado este punto al cabildo, para cuando menos presionar a Pemex a fin de que resuelva este problema de contaminación.

¿Usted qué opina?: