Lyon, París.- La selección de Estados Unidos se coronó como campeona del Mundial Femenil este domingo tras un apasionante partido en el que derrotó 2-1 a su par de Holanda.

Aunque durante la primera mitad del juego nadie pudo inclinar la balanza, fue hasta el minuto 61 cuando Megan Rapione cobró un penalti a la perfección. Ocho minutos después, Rose Lavelle remató de zurda un pase de Samantha Mewis.