México.- La captura  en España del ex director de PEMEX, Emilio Lozoya solo destapó lo que parece ser una red de corrupción de alcance mundial, que lo mismo involucra a empresarios brasileños, que mafiosos rusos y jefes de gobierno de España.

Desde enero,  el Universal reveló que Emilio Lozoya se encontraba en Rusia,  bajo la protección de la mafia rusa. Llegó a ese país, vía Canadá y no se descarta que su estadía en aquel país haya sido patrocinada por la empresa rusa Gazprom.

Las propias autoridades españolas han revelado que durante la estadía de Lozoya en España, también era protegido por escoltas rusos.  Estos informes solo confirman que los negocios de PEMEX y sus vínculos de corrupción alcanzan niveles internacionales insospechados.

Pero además, en España han sacado a la luz los negocios de PEMEX con Galicia, donde la paraestatal mexicana compró el astillero Barreras. El propio presidente Mariano Rajoy y el presidente del gobierno gallego,  Alberto Núñez Feijóo, participaron en las negociaciones y acuerdos.

Al final, esta compra de los astilleros representó un quebranto para PEMEX y ya hay denuncias por estos hechos.  Alberto Núñez se ha tratado de desmarcar de Lozoya.

Según el periódico El País, Núñez Feijóo está desviando la atención hacia Brasil, de donde es la compañía Odebrecht, que es la directamente involucrada en el caso de corrupción contra Lozoya.