Nuestras Redes

Columnistas

EL PATA DE PALO

Publicado

-

Por las calles empedradas de Poza de Cuero se arrastraban las pisadas lentas del infatigable pregonero. Terregosas o lodosas, según la temporada, no detenía su camino.

La ruta habitual engarzaba: La vía, la calle principal, la plaza de la congregación, el retorno por la avenida Libertad, el puente de columpio, obligadamente el paso por la orilla del camposanto hasta llegar al “Zumbo” pecaminoso y bullanguero donde fisgoneaba un ratito, los mangos y el kilómetro 52. Ahí concluía la ruta. En tiempos calurosos mitigaba la sed con unos “topos” de caña de esos que raspan el gañote. Prometía no beber, pero se le olvidaba.

Usaba una vieja bocina de fonógrafo de cuerda de aquella época, angosta en la boca y ancha en el extremo; le mandó soldar un asa para manejarla con una sola mano.

Su voz fuerte algo rasposa tronaba en el aire como campana convocante. Era medio gordinflón, estatura regular, prieto, de pelo negro lacio y bigote; cubría la cabeza con un enorme sombrero de zapupe tipo huasteco, sin ribetes, o con uno de palma arriscado al frente con la marca del sudor rancio como cintillo.

Atildado con camisa y pantalón de gabardina color beige o bien uno de mezclilla azul marino descolorido y remendado, el humilde atavío había conocido mejores tiempos. Por ahí iba “El Pata de Palo” bajo el sol maduro o la llovizna acariciante, dedicado al oficio de voceador artesanal.

Dicen que vino de Chontla, lugar de su nacencia; perteneció a una familia con graves dificultades económicas, por lo que su instrucción fue rudimentaria: quiso estudiar para papa y salió camote.

Por los pueblos explotados de la legendaria Faja de Oro, siendo un jovencito se enroló como soldado una temporada; después trabajó como obrero al servicio de las compañías petroleras extranjeras, dedicado a rudas faenas, con el peligro acechando el menor descuido y sobrevino la desgraciadura; un accidente le quebró la pierna derecha y le tuvieron que amputar su carne muerta a la altura de la rodilla. Se quedó sin trabajo y con el fémur al aire. Los patrones, después de mucho repelar, dieron como limosna una bicoca, y algunas personas caritativas le consiguieron en Tampico una prótesis de medio uso a la que pronto se acostumbró.

Cuachando, devoraba brechas y carreteras sin rumbo fijo como impulsado por el viento caliente; poco a poco a su pie vagabundo le fueron naciendo caminos.

Recorría pueblos pero no echaba raíces. Pasó por Tuxpan en los años 1926-28, donde lo impactó el viejo anunciante Chico Balde que promocionaba con una bocina de lata, el cine Álvarez y sus películas mudas. Otro del mismo oficio fue “El Chato”, al que le faltaba un brazo. Tal vez le gustaba el arguende y la bulla, el caso es que la bocina o la discapacidad lo animaron para imitarlos, ¡quien quita y sea buena chamba!

Hasta que en 1930 vino a recalar a esta congregación totonaca olorosa a café, a plátano, a vainilla, a chicharrones los domingos.

El rejuego en la estación del tren de vía angosta en el Km. 52, el animado trasbordo de gente de todos lados lo atrapó. Lo cautivó el paisaje con el río cercano de aguas abundantes y buena pesca, el comercio, la mezcla de razas, la zona roja, y la música festiva. Poza Rica era entonces una insignificante ranchería

La embriaguez le daba valor para maldecir su suerte, y un día se quedó tirado en la calle; fue cuando misteriosamente desapareció la pierna artificial. Otros dicen que la empeñó para seguir la parranda y nunca la rescató. El caso es que se negó a usar muletas o bordón como muchos le aconsejaban.

Mandó hacer con el carpintero una pata de palo en forma de “U” en la parte superior, donde asentaba el muñon; para que no le lastimara le acomodó un cojín de trapos. Con unas correas de cuero enredadas, aprisionaba la madera contra el muslo. Remataba en la parte inferior un taquete de hule de llanta para amortiguar el golpe de la tabla contra el piso.

Hábil y diestro, después de dominar el aditamento se permitía el lujo de correr y hasta bailar.

Al pasar el tiempo formó una familia con la señora Herminia Blanco de la que nacieron 4 hijos: vivían en un cuartito de tarro. Las noches eran alumbradas por velas y candiles. Fue vecino de don Patricio Padilla en las orillas del caserío. Otros fueron: Sóstenes Ichante, Enrique Pérez, Isidro Rivera y Everardo Gómez.

Fue el rey del anuncio a voz en cuello. Entreveradas jugaban con el viento: noticias, ofertas comerciales, invitaciones a la lotería de cartones, bailes, el circo, las atracciones mecánicas, los juegos de pelota y proclamas oficiales.

Con su estrambótica personalidad, captaba la atención de la gente en las esquinas y sitios concurridos, porque en todo tiempo y lugar ha existido la sed de enterarse de noticias, sucesos y chismes.

“Hay que oír al patita”, decían las mujeres, dejando a un lado la batea con ropa mojada, y se asomaban entre las cercas con curiosidad inocultable. Ya viene ese argüendero, decían otros con tirria.

Con su bocina apuntando al horizonte, a todo pulmón, arremetía contra la pachorra cotidiana y desgranaba ofertas, sorpresas y hasta versería: “Una morena me pide, me pide que me la lleve, y yo le digo que no, con qué la tapo si llueve, si hasta el jorongo he perdido, por andar entre la plebe”. Cosechaba sonrisas.

“Ahoy a las 5 de la tarde, el cine Riquelme va a pasar dos películas mexicanas de charros, con bonitas canciones y muchos balazos…”

“En la tienda de don Salomón Alí llegaron unas bonitas telas para vestido, que son sanforizadas, porque no encogen. ¡Váyanlas a ver porque se están acabando!”

“Se les avisa a todos los del ejido Poza de Cuero que este domingo va-ver sesión a las 10 de la mañana en la galera, va a venir un ingeniero de Xalapa…”

Voceaba algún obituario: “A todos los vecinos se les comunica la muerte del señor conocido por el mal nombre de “El chénchere”. Se va a sepultar ahoy a las 5 de la tarde. Hay que acompañarlo, era buena gente”.

Una vez con voz enérgica gritó: “Por orden del ayuntamiento, todos los que tengan burros que los amarren, y los que no, no”

En mala hora, haciendo berrinches, se veía obligado a desanunciar: “Por causas de fuerza mayor no va-ver baile este sábado porque al que toca la corneta lo tumbó un caballo y está grave…”

“Se parrandeó toda la noche y cuando llegó a su casa encontró a aquel que te dije con su mujer en su propio catre…”

Cuando comenzaba el perifoneo, los hombres agrupados en las esquinas suspendían el palique, presintiendo que alguna noticia podía ser de su interés. Algunos salían a la puerta seguidos por su mujer. En la calle los pilcates traviesos y juguetones hacían rueda al huasteco de una pierna. Al que se quería propasar le daba un coscorrón. Una vez que se marchaba, el chismorreo adquiría nuevo brío, ya había material.

En temporada de huracanes, después de una semana de lluvias intensas, amainó la tormenta y una tarde, poseído por las temibles garras del refino, causó alarma cuando ordenó a todos los que vivían en las márgenes del río Cazones y los arroyos afluentes, que se salieran de sus casas porque se había reventado la presa de Necaxa, lo cual resultó una faramalla.

Le vinieron a contar que en Papantla, su homólogo fue Agustín Babas, pero nunca lo conoció.

Para redondear el negocio, repartía volantes de publicidad comercial y vendía el periódico “El Mundo” de Tampico, popular entre los jaibos que en 1933 habían llegado buscando el nuevo paraíso petrolero. Por las deficientes comunicaciones, los ejemplares llegaban con dos o tres días de retraso. Dicen que cuando las noticias llegaban más frescas era cuando los periódicos se mojaban en la plataforma del trenecito Cobos-Furbero.

Se le recuerda como gente de trabajo, a veces hosco, otras gracioso, pero atento y saludador. Nunca fue majadero ni tramposo; fue el primer comunicador social que hubo en Poza de Cuero, y precursor de la mercadotecnia, aunque esta palabreja no tiene traducción en totonaco ni en Tenek. Al “Pata” no hubo quien le hiciera la competencia.

Las vías de comunicación, los programas y noticieros radiofónicos de la capital o de Tampico; la carretera México-Tuxpan inaugurada en 1949; el semanario El Heraldo que circuló el 12 de agosto de 1950, El Diario que data de 1951, y la difusora XEPR fundada en 1953, colapsaron el noble oficio del anunciador de morral, paliacate y sombrero repelente al sol calcinante.

En sus últimos tiempos, mudó su domicilio al próspero campo petrolero de Poza Rica. El rústico juglar sumó a su lista de clientes al cine teatro social de la Sección 30, a los locatarios del mercado Poza Rica, sin menospreciar a los chinos y árabes de la colonia Obrera.

El tiempo se le vino encima, y por mágicas artes, en un terreno propiedad de don Luis Álvarez, cercano a las actuales oficinas de la Comisión Federal de Electricidad, encontró su guarida en una cantina llamada “La sierra nevada”, donde departía con los parroquianos y golfos aficionados a los alegres huapangos que traían a la memoria antiguas querencias.

“El Pata de Palo”, tipo pintoresco de la primera mitad del siglo XX, prestó un invaluable servicio a la sociedad cerca de tres lustros. Los mayores lo recuerdan con simpatía y tristeza, con la misma nostalgia que merecen los arrieros con sus recuas cargando costales, que fueron devorados por el progreso y la modernidad.

El “Pata de palo”, voz inconfundible que se acomodaba entre jacales, calles y patios de este apacible rincón coatzinteco, retornó al silencio eterno en 1956. Se llamó José del Ángel Gea. Mal que les pese, no hubo otro como él.

Reporte o denuncia?

Reportalo a Vanguardia. espacio habilitado para satisfacción de todos y cada uno de nuestros seguidores.
Por Whatsapp: Whatsapp
Formulario: Escribenos
Advertisement
Comentar

¿Usted qué opina?:

Columnistas

Palabra de Mujer. La violencia contra las mujeres, una pandemia a la sombra del COVID

Publicado

-

 “El feminismo, como el océano, es fluido, poderoso, profundo y tiene la complejidad infinita de la vida, se mueve en olas, corrientes, mareas y a veces en tormentas furiosas. Como el océano el feminismo no se calla”.

Isabel Allende.

La violencia contra mujeres y niñas es una de las violaciones de los derechos humanos más extendidas, persistentes y devastadoras del mundo actual sobre las que apenas se informa debido a la impunidad de la cual disfrutan los perpetradores, y el silencio, la estigmatización y la vergüenza que sufren las víctimas.

Una de cada tres mujeres en el mundo sufre violencia sexual o física, la mayor parte de las veces a manos de su pareja. Aun así, sólo dos de cada tres países han prohibido la violencia doméstica, en 37 no se juzga a los violadores si están casados o si se casan posteriormente con la víctima y en otros 49 no existe una legislación que proteja a las mujeres de ese lastre.

Desde que surgió el brote de COVID-19, los nuevos datos revelan que la violencia contra las mujeres y las niñas se ha agudizado, sobre todo cuando ocurre en el hogar. “una pandemia en la sombra que crece en medio de la crisis del COVID-19” y para la que hace falta un esfuerzo colectivo para detenerla.”

Según los datos de ONU Mujeres, sólo el año pasado, 243 millones de mujeres y niñas sufrieron violencia sexual o física por parte de sus parejas. Este año, las denuncias de violencia contra mujeres y niñas en el ámbito privado, el ciberacoso, los matrimonios infantiles y el acoso y la violencia sexuales han aumentado.

Lamentablemente Veracruz sigue en el segundo lugar nacional, por presuntos delitos de violencia de género en todas sus modalidades distinta a la violencia familiar, con 939 denuncias reportadas, de las 3 mil 335 de todo México, de enero a octubre de este año.

Las mujeres debemos gozar de pleno acceso a la justicia, procedimientos judiciales confiables y prevención efectiva de los delitos, ya que menos del 40% de las mujeres víctimas de delitos violentos denuncian estas agresiones por desconfianza en la respuesta que obtendrán del sistema.

La violencia contra la mujer sigue siendo un obstáculo para alcanzar igualdad, desarrollo, paz, al igual que el respeto de los derechos humanos de mujeres y niñas; hasta que las mujeres y las niñas que constituyen la mitad de la humanidad, vivan sin miedo, sin violencia, y sin inseguridad, no podremos afirmar que vivimos en un mundo realmente justo y equitativo,  alcemos la voz y  luchemos juntas por una vida libre de violencia en todas sus dimensiones #NiUnaMas.

[email protected] invito a que me sigan en mis redes sociales. Facebook: Lilia Christfield Lugo. Instagram y Twitter:@lilichristfield  Hasta la próxima.

Reporte o denuncia?

Reportalo a Vanguardia. espacio habilitado para satisfacción de todos y cada uno de nuestros seguidores.
Por Whatsapp: Whatsapp
Formulario: Escribenos
Continuar Leyendo

Columnistas

FRANCISCO LIRA LARA. Piedra angular del municipio.

Publicado

-

En el pintoresco puerto de Alvarado, Ver., el matrimonio formado por Lucio Lira Martínez y Andrea Lara Leal procreó 7 hijos: Heriberto, Lucio, Francisco, Manuela, Andrea, Isabel y Lucía. El tercero, Francisco, nació un 19 de abril de 1911. Estudió los primeros años de instrucción primaria en la escuela Cantonal.

Buscando una mejor preparación para su hijo lo envió a la capital veracruzana para que concluyera su instrucción primaria. Alquiló una casa frente al que habría de ser el centro de estudios de su hijo. Francisco egresó de la preparatoria Juárez en 1930, y después estudió en la Facultad de Derecho de la Universidad Veracruzana hasta el tercer año.

Por gestiones de su padre, connotado librepensador, Francisco consiguió empleo en las oficinas de gobierno. En el ambiente burocrático transcurrió un tramo importante de su vida. Fue directivo de la Liga Jalapeña de Basquetbol y secretario de la Federación Estatal; además, presidente de la Liga de Beisbol de Xalapa.

El 14 de septiembre de 1938, el gobernador Miguel Alemán lo nombró procurador del Trabajo, adscrito al Departamento de Trabajo.

De 1940 a 1944, el estado de Veracruz tuvo tres gobernadores, Jorge Cerdán electo constitucionalmente, y los provisionales: Edgardo José Luengas y Miguel Aguillón Guzmán. Cuando tomó posesión el gobernador  Jorge Cerdán lo ratificó en el cargo, con fecha 1 de enero de 1941

Francisco Lira Lara se desempeñaba como auxiliar de la Junta Central de Conciliación y Arbitraje en 1941, era un empleado capaz, puntual, honorable y respetuoso.

Como el 13 de mayo de 1942 fue hundido el barco-tanque petrolero “Potrero del Llano” en las inmediaciones de Miami, Florida, presumiblemente por un submarino japonés, y el día 20 el buque-tanque “Faja de Oro” que había partido de Nueva York con rumbo a Tampico, el presidente de la república general Manuel Ávila Camacho declaró la guerra a los países del Eje (Alemania-Italia-Japón), el 28 de mayo de 1942. Se organizó el ejército de Reserva con voluntarios que se aprestaron a recibir instrucción militar.

Francisco se alistó en las filas, y el 20 de noviembre de 1942 recibió el nombramiento de subteniente en el 6º Batallón Militarizado de Xalapa.

Cuando llegó el momento de renovar los poderes municipales ocupó el cargo de síndico segundo del ayuntamiento de Xalapa,  para el período 1942-44.

Francisco contrajo matrimonio pero se truncó por la muerte de su esposa que lo dejó sólo, sin hijos, y el recuerdo de apenas unos cuantos meses de vida hogareña.

Cumplido ciudadano y hombre honorable, Francisco era pulcro en su atuendo y reflejaba en el rostro la bondad que siempre lo caracterizó. Por eso no es extraño que muy pronto haya entablado amistad con una guapa compañera de labores en el ayuntamiento, de nombre María Isabel Silva Guerrero, de 17 años, originaria de la ciudad de las flores, también llamada la Atenas veracruzana.

Contrajeron matrimonio en 1943. A los 32 años de edad formó su nuevo hogar que habría  de durar toda la vida.

El gobernador Adolfo Ruiz Cortines (1944-48) lo designó, el 5 de enero de 1945, auxiliar de la Junta Central de Conciliación y Arbitraje del Estado.

El 10 de febrero de 1951, el gobernador Muñoz Turnbul, su condiscípulo en la Facultad de Derecho, le confirió la responsabilidad de presidir el Consejo Municipal de Jalacingo durante algunos meses, hasta que recibió instrucciones del secretario de gobierno Lic. Eduardo Lucio, mediante el oficio de fecha 13 de noviembre, ordenándole separarse del cargo por haberle sido conferida nueva comisión.

Y es que al decretar la Legislatura del Estado la creación del municipio No. 198 en Poza Rica de Hidalgo (que originalmente iba a llamarse de Cárdenas), el 13 de noviembre de 1951, Marco Antonio Muñoz quiso aprovechar la experiencia de Francisco Lira Lara y le encomendó esta nueva responsabilidad, que homologaba el cargo, según nombramiento expedido esa misma fecha.

El último agente municipal de la congregación de Poza Rica, en 1951, fue el profesor Gabriel César Trejo Ferral, de extracción sindical petrolera, y periodista. Su oficina fue una amplia caseta de las de Perforación colocada sobre la hoy avenida Heriberto Kehoe, casi frente a la puerta No. 1 del mercado Poza Rica. Otra caseta contigua servía de cárcel. En Coatzintla, la cabecera municipal despachaba el presidente Sr. Sabino Salas Chávez.

Durante su gestión fue tarea primordial dar estructura y asignar funciones a sus colaboradores, por áreas, a fin de estar en posibilidades de atender los servicios públicos, así como estructurar las demás dependencias del ayuntamiento. Se establecieron otras oficinas del gobierno del estado como Salubridad y Educación.

Pero un consejo municipal, y sobre todo si se trata del primero, no podía hacer frente a todas las carencias. Lira Lara sabía que el erario no alcanzaba para la realización de la obra pública requerida, por ello consideró que lo primordial era fincar las bases administrativas, es decir, establecer una buena organización para que las autoridades subsecuentes encontraran planteado el funcionamiento de las oficinas.

Reclutó empleados experimentados provenientes de las oficinas municipales y estatales establecidas en Papantla, cabecera de distrito, lo cual facilitó grandemente las tareas.

El 9 de marzo de 1952 al señor presidente del consejo municipal le tocó coronar a la reina del carnaval de Poza Rica, la señorita Esperanza Castañón, en un baile celebrado en la calle 14 de diciembre de la colonia Obrera. Integraron la corte de honor Lupita, Clarita y Anselma de Lojo.

Y la noche del 15 de septiembre, don Francisco dio el primer grito de Independencia en el nuevo municipio de Poza Rica. En sus manos ondeó la bandera de la patria y se vitoreó a los héroes que lucharon por la libertad, frente a una escenografía que era la réplica de la  parroquia del cura Miguel Hidalgo en el pueblo de Dolores, Gto. Al día siguiente, la nutrida parada cívico-militar lució mucho ante el público regocijado y henchido de patriotismo.

Al celebrarse las elecciones para designar al primer ayuntamiento municipal constitucional, la ciudadanía eligió por voto directo al líder petrolero Raúl Lara Mendoza, quien tomó posesión como presidente municipal el 1 de diciembre de 1952. Una vez concluida su gestión, el 30 de noviembre de 1952, Francisco Lira Lara se quedó a radicar en Poza Rica.

El gobernador Marco Antonio Muñoz le asignó entonces el cargo de presidente de la Junta Municipal de Conciliación y Arbitraje, que desempeñó impecablemente a partir del 15 de diciembre de 1952, por cuyo motivo, en 1956, el nuevo gobernador del estado, Lic. Antonio M. Quirasco, lo ratificó. Fungió como secretario el joven Efraín Santes Valencia.

Detuvo su camino por el mundo el 1 de noviembre de 1988, víctima de un ataque al miocardio, y bajó a la tumba en el panteón de la Santísima Trinidad de esta ciudad, acompañado de un nutrido cortejo.

La biblioteca pública ubicada en el parque Benito Juárez, frente al nuevo palacio municipal lleva su nombre. Es la más grande y mejor equipada de la ciudad.

Su familia decidió quedarse a radicar aquí. Sus hijas son maestras. En esta ciudad son muy estimadas y respetadas; los amigos de Don Panchito lo siguen recordando como funcionario diligente, talentoso y eficiente.

Don Francisco Lira Lara fue un hombre que supo ganar afectos y reconocimiento a base de trabajo, honradez y bondad. Fue un caballero ejemplar. Su esposa, por razones de salud y prescripción médica radica actualmente en la ciudad de Xalapa, Ver.

Reporte o denuncia?

Reportalo a Vanguardia. espacio habilitado para satisfacción de todos y cada uno de nuestros seguidores.
Por Whatsapp: Whatsapp
Formulario: Escribenos
Continuar Leyendo

Columnistas

Parlamento Veracruz. Presupuesto responsable

Publicado

-

La voluntad política, por tratarse de un abstracto en el fuero interno de los seres humanos, es difícil de medir por sí misma. Sólo queda medir su reflejo en el mundo exterior, sus consecuencias, la forma como se transmite de la convicción a la conducta, la acción o la omisión.

Y una buena manera –no la única- de medir la voluntad política de un gobierno, es el dinero. En qué se gasta, cuánto se gasta, en qué se ahorra, cuánto se ahorra.

Así, pocas decisiones y pocos documentos dibujan mejor de cuerpo entero a un régimen que su presupuesto.

Ya en una entrega anterior comenté mi satisfacción porque el Poder Legislativo había propuesto para el 2021 un presupuesto para sí mismo que es, nominalmente, 50 mdp menor en comparación con el que estamos ejerciendo en 2020. Digo nominalmente, porque si aplicamos en términos reales la inflación, el recorte es un poco mayor.

Ahora, la Secretaría de Finanzas y Planeación envió al Congreso un proyecto de presupuesto del estado que refleja una clara voluntad política del gobernador Cuitláhuac García Jiménez de pasar a la historia como un mandatario responsable, consciente del momento crucial en que le tocó gobernar Veracruz y decidido a caminar por la calle, con la frente en alto, el 1 de diciembre de 2024.

Nos toca a las diputadas y los diputados analizar minuciosamente este proyecto de presupuesto, pero lo que hemos podido ver es revelador.

Me explico: cortar dinero no tiene chiste. Recortar gasto es muy fácil, porque sólo se requiere una calculadora unas hojas de papel y lápiz. Gastar dinero a diestra y siniestra también está fácil: sólo hace falta endeudarse hasta el cuello y comprometer los recursos públicos de los próximos años y décadas.

Lo muy difícil es hacer lo que se propone Sefiplan: limitar el gasto sin empeñar la viabilidad futura de las finanzas del estado, sin descobijar áreas esenciales, como la salud, la educación y las obras de infraestructura.

Por eso, el presupuesto responsable habla mucho de la voluntad política del gobernador Cuitláhuac García Jiménez y nos transmite el mensaje de tranquilidad, a propios y extraños, de que nuestro estado se encuentra administrado de manera responsable, sensata, con agenda política, pero no electoral.

En suma: es una muestra más de que la transformación de Veracruz es en serio.

Reporte o denuncia?

Reportalo a Vanguardia. espacio habilitado para satisfacción de todos y cada uno de nuestros seguidores.
Por Whatsapp: Whatsapp
Formulario: Escribenos
Continuar Leyendo

Diario Digital

Tendencia