Ciudad de México.- En la causa penal que las autoridades abrieron por delincuencia organizada y lavado de dinero contra la exlideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Elba Esther Gordillo Morales, quedó asentado un testimonio sobre la libertad que había para usar a discreción los recursos del gremio.

“Los gastos que eran autorizados por el Consejo Nacional del SNTE a favor de la presidencia (…) eran los necesarios para el desempeño de la función sindical, no había una precisión estatutaria que dijera cuáles eran los rubros, pero se entendían que eran los necesarios para la realización del trabajo sindical”, declaró en su momento Soralla Bañuelos de la Torre, excoordinadora del Colegio Nacional de Asuntos Jurídicos del SNTE.

La PGR abrió las indagatorias debido a que se le hizo “inusual” que hubiera pagos, por ejemplo, por 80 mil 696 pesos a nombre de la maestra Elba Esther Gordillo a la clínica Faces Plus Inc., especializada en cirugías plásticas en San Diego, California.

Nadie pedía cuentas de estos gastos, de acuerdo con lo testificado por Bañuelos de la Torre: “Las actividades que realizaba la presidenta del sindicato no se los comunicaban a los demás órganos de gobierno, ella era libre y además era un órgano superior jerárquico, a quien no le iban a preguntar sobre sus actividades personales”.

¿Usted qué opina?:

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.