Coatzintla, Ver.- Pisoteando los derechos de los trabajadores, el líder sindical Enrique Ramírez López hace compromisos verbales con la alcaldesa Patricia Cruz Matheis y retrasa el pago del retroactivo al salario.

Empleados municipales del sindicato Mártires de Río Blanco, adheridos a la CROC, manifestaron lo anterior luego de la reunión convocada por su dirigente, sólo para comunicarles que el Ayuntamiento no tiene dinero.

A su vez, para expresarles que la entrega de dinero concepto del retroactivo al incremento de salario  de enero a la fecha se les entregará hasta el día 30 de este mes, y no se ha firmado el Contrato Colectivo de Trabajo.

En este sentido, los empleados municipales calificaron a Enrique Ramírez López como un parásito al frente del sindicato, que le heredó su jefa Lizeth Castañeda Luqueño, quien aseguran, tiene el control del sindicato.

Madres y padres de familia acusaron al líder sindical de ser un títere de la alcaldesa Patricia Cruz Matheis, porque en lugar de defender los derechos de los trabajadores, se ha convertido en servidor a la munícipe y no a los empleados.

Mencionaron que el compromiso de la alcaldesa de jubilar a los cinco empleados en su administración se ha olvidado, como de otras prestaciones, mientras Ramírez López pacta compromisos a espaldas de los trabajadores.

“De seguir con la violación a los derechos de los trabajadores, vamos a solicitar la intervención de la Secretaría del Trabajo del Estado, para que conozca la actitud de quien debe velar por nuestros derechos laborales”, finalizaron.

Por Isaías García Pérez