Washington, DC.- El gobierno de Donald Trump prevé destinar 20 millones de dólares como pago a México para financiar el transporte y proceso de deportación de al menos 17 mil personas – de origen centroamericano principalmente- que se encuentran de forma ilegal en su territorio con el propósito de cruzar la línea fronteriza.

“Es parte de un esfuerzo multidisciplinario para atajar la crisis en nuestra frontera sur”, aseguró la portavoz del Departamento de Justicia,  Katie Waldman, al informar del trabajo que realiza con el gobierno de Enrique Peña Nieto con el que se buscan reducir los flujos migratorios que llegan a Estados Unidos por la zona limítrofe.

Más tarde,  el director de la organización sin ánimo de lucro estadounidense Foro Nacional de Inmigración, Ali Noorani, consideró que la propuesta “no es política, es desesperación” en las estrategias seguidas para reducir la inmigración, incluida las políticas de “tolerancia cero” y separación de familias con menores, que buscaban un efecto disuasorio.

¿Usted qué opina?: