Ciudad de México.- El exmandatario coahuilense Jorge Torres López tiene cuentas pendientes en México.

Antes de ser extraditado a Estados Unidos, el exgobernador debería ser juzgado por los delitos de desaparición forzada, tortura y asesinato, consideró la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH).

“Solicitamos al gobierno de México no extraditarlo a Estados Unidos y abrir lo más pronto posible una investigación seria, imparcial y eficaz que lo lleve ante la justicia por crímenes considerados como de lesa humanidad”, pidió la FIDH.

“Resulta paradójico que sea requerido en otros países y que en su propio país, México, no haya ninguna investigación en curso en su contra”, resaltó la Federación.

¿Usted qué opina?: