Agua Dulce, Ver.- Joselín Amézquita acudió al palacio municipal para entregar un oficio. Sobre la camisa polo verde con blanco se asomaba un lapicero Bic punto fino de color azul, llevaba gafas oftálmicas y una gorra negra Harley Davison. Estaba contento. Mostró un oficio de la Confederación de Trabajadores Mexicanos (CTM) de Coatzacoalcos, la que preside Carlos Manuel Vasconcelos Guevara, donde aclaraba que sólo había dos organizaciones adheridas a la CTM dentro de la rama de la construcción, una de ellas la que presidía Joselín.

“Solicito a ustedes de la manera atenta y respetuosa tomar en cuenta a los representantes de las organizaciones mencionadas para que los trabajadores que las integran laboren en obras que se estén ejecutando conducidas por ustedes”, se leía en el cuerpo del documento.

El papel llevaba copia a la partida militar de Agua Dulce, a la Secretaría de Trabajo, Previsión Social y Productividad del estado de Veracruz y al ejecutivo municipal, aunque cometieron un error y escribieron el nombre del exalcalde Daniel Martínez González, hecho que provocó algo de risa en Joselín. Uno de los últimos sellos de recibido marcaba la hora, las 10 de la mañana con un minuto.

Cuatro horas más tarde, Joselín Amézquita caminaba sobre la acera izquierda de la calle Francisco I. Madero, cuando a unos metros del Coppel Canada dos sujetos en moto abrieron fuego contra su humanidad, y huyeron, mientras moría desangrado.

La coalición de sindicatos había firmado algunos de sus primeros contratos, entre ellos el del mercado Benito Juárez, que inició su rehabilitación, pero no faltaron los primeros conflictos. “Nosotros no vamos a ganar contratos a palos”, dijo en su momento Lorena González León sobre el tema, y señalaron que buscarían por la vía legal demostrar que ellos eran el grupo mayoritario y que estaban bien constituidos.

Ahora, en rueda de prensa, Lorena González, secretaria de conflictos de la FATEV, señaló que “el hecho de ayer es algo que nos espanta, nos preocupa”, pues hasta entonces sólo habían tenido pequeñas intimidaciones de palabras, pero no un acto de violencia.

“Es una cosa horrorizante lo que pasa en el estado y en Agua Dulce, porque con qué tranquilidad sales a la calle si en pleno centro de la ciudad mira lo que pasa”, declaró la entrevistada, quien pidió atención al gobierno del estado, y agregó que “hacemos un llamado a las autoridades. ¿Quién sigue?, ¿yo?, ¿otro compañero? Sólo queremos trabajar para los obreros de Agua Dulce. Nosotros no queremos cacicazgo, sino que se note la diferencia del trabajo que hacemos”.

La coalición sindical continuará trabajando a pesar de las amenazas y del asesinato de su representante, toda vez que están constituidos legalmente y ya tienen contratos en obras como la Casa de la Cultura y el mercado Benito Juárez, que se construyen en Agua Dulce.

Por Violeta Santiago

¿Usted qué opina?: