Ciudad de México.- Grupos del crimen organizado estaban cobrando a los concesionarios de Ford  en Chilpancingo 20 mil pesos mensuales como “derecho de piso”; cuando exigieron más, los representantes de la empresa automotriz  prefirieron suspender de manera definitiva sus operaciones e irse”, reveló Pioquinto Damián Huato, dirigente local de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco).

Agrega que Ford no es la única empresa que ha cerrado en Guerrero. Ya lo había hecho la  refresquera PepsiCo en Ciudad Altamirano, municipio de Pungarabato, en la zona de Tierra Caliente del estado de Guerrero; fue en julio, dos meses y medio después de que la empresa refresquera Coca Cola-FEMSA cerrara sus operaciones por el asedio y extorsión de grupos del crimen organizado.

En un sondeo elaborado por la American Chamber (AmCham) México, expone que la inseguridad hizo que 59 grandes empresas instaladas en México suspendieran sus operaciones en los últimos dos años, esta cantidad de firmas equivale al 14.2 por ciento de las empresas que participaron en el sondeo, donde destacan los casos de Tamaulipas, Guerrero y Michoacán.

¿Usted qué opina?: