El World Press Photo fue para la imagen de una pequeña hondureña llorando mientras un agente fronterizo de Estados Unidos revisa a su madre.

John Moore, fotógrafo de Getty, fue quien captó a Sandra Sánchez y a su hija Yanela en junio de 2018; el momento dio la vuelta al mundo por la política migratoria de Estados Unidos que estaba separando a los niños de sus padres.

Aunque las autoridades estadounidenses afirmaron que Yanela y Sandra no fueron separadas, “la reacción general contra esta práctica polémica llevó al presidente Donald Trump a revisar su política en junio pasado”, según los jueces, que la designaron como la foto del año.