Merida.- Por error, un cirujano le perforó la arteria aorta a una paciente a la que debía extirparle la vesícula. La dama murió desangrada.

Por esta acción la CNDH emitió la recomendación 10/2019 a la Secretaría de Salud, por la inadecuada atención médica a la hoy occisa, misma que fue atendida en el Hospital Regional de Alta Especialidad de la Península de Yucatán.

De acuerdo a lo dictado por la CNDH en coordinación con la Secretaría de Salud y la  Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, se reparará el daño integralmente a los familiares de la agraviada, lo que incluirá una compensación en términos de la Ley General de Víctimas.