Cerro Azul, Ver.- Pensando que se trataba de un perro que se asomaba por la ventana de su hogar no hizo caso, pero al escuchar el ruido de sus aves de corral, se percató que se trataba de una gigantesca serpiente, que se llevaba una de sus gallinas, generando pánico entre los integrantes de una familia.

Los hechos ocurrieron la tarde del domingo en el domicilio de conocida familia en la parte alta de la colonia Ejido Mirador, donde un ama de casa argumentó haber observado que un perro se había asomado por la ventana de su cuarto, no tomándole importancia, continuó con sus labores domésticas, mientras su hijo dormía en su cuarto, minutos más tarde escuchó ruidos en el gallinero que se encuentra a un costado de su cuarto y al asomarse se percató que se trataba de una serpiente.

Indicando que el reptil media más de cuatro metros de longitud, por lo que entró en pánico, ya que en ese momento sólo se encontraba sola con su hijo menor de edad, a quien tomó y salió en busca de auxilio con sus vecinos, quienes trataron de ubicarla pero se internó sobre una zanja por donde pasan los ductos de agua propiedad de la Comisión del Agua del Estado de Veracruz (CAEV) y se cree se haya metido en un registro de las válvulas de estos ductos.

Cabe destacar que los habitantes de la parte alta de la colonia Ejido Mirador, constantemente reportan que a sus domicilios se introducen serpientes y es este reptil de la especie mazacuate, el cual de más de cuatro metros ha sido observado por el antiguo camino que comunica a la colonia antes citada, el cual causa terror y piden los ciudadanos sea desmontado este camino que conduce al tanque Tetillas, por la seguridad de las familias y sus hijos menores de edad o en su caso, dejen de reforestar la parte alta del cerro del Ejido Mirador, donde se cree haya un nido de serpientes y estén bajando a la zona urbana.

Redes