Oaxaca, Oax.- Previo a la ceremonia por el grito de independencia, policías estatales se encargaron de replegar el campamento que un grupo de mujeres triquis mantenía en el Palacio de Gobierno oaxaqueño.

Aproximadamente ocho indígenas se habían plantado en las entradas laterales en protesta por el desplazamiento del que han sido víctimas –desde 2010– por culpa de la violencia política en San Juan Copala.

30 mujeres policías procedieron al repliegue cortando las cadenas y el alambre que las manifestantes había colocado, además, retiraron objetos que obstruían el acceso, tales como lonas, cajas de madera y cartulinas.

Una vez que las indígenas estuvieron fuera, la Policía Estatal colocó vallas para restringir el paso.

¿Usted qué opina?: