Woodbury, Minnesota.- Un hombre arrojó a su bebé de cabeza contra el piso para que dejara de llorar, el menor fue trasladado a un hospital y cinco días después murió. De acuerdo a los estudios el menor tenía otra herida en el cráneo.

El hombre identificado como Matthew Hoisser de 40 años es acusado de homicidio en segundo grado.

Durante su declaración dijo que su bebé de cinco meses lloraba y era de “difícil” trato, durante su audiencia no dio ninguna declaración.

Le fijaron una fianza de 350 mil dólares.