Poza Rica, Ver.- Encharcamientos de agua en las viviendas, cierre de negocios y pérdidas económicas son parte de las afectaciones que ha generado la reconstrucción de la carretera Poza Rica-Coatzintla, en el tramo conocido como la Curva Marina.

El peor de los casos, dijo el presidente de Infraestructura en la Asociación de Hoteles, Moteles y Prestadores de Servicios en Poza Rica, José Luis Isaac Herrera Garrido, es que la obra aún no está terminada y la Secretaría de Infraestructura y Obras Públicas (SIOP) del Estado no ha dado fecha de conclusión de los trabajos.

Esta obra fue comprometida a entregarse antes del 15 de marzo de este año, pero incumplieron. Posteriormente, aplazaron otros meses más y hasta la fecha sigue inconclusa.

“Los negocios quedaron hundidos, quedamos todos hundidos. Han cerrado varios negocios, ha habido muchas pérdidas y la obra no está concluida… Si vas, ten cuidado de no caerte en una alcantarilla, si tienes emergencia para llegar a un hospital, ten cuidado con las rampas, para que no te vayas a accidentar”, expuso.

En una de las últimas declaraciones del subsecretario de Infraestructura de la SIOP, Fernando Elías Guevara, detalló que la compañía encargada estaba por concluir las maniobras, ya que únicamente construía los canales pluviales y la conexión de los drenajes.

Actualmente la obra continúa en las mismas condiciones, y sin avances, además de que ahora, con las lluvias, genera más inundaciones en algunos domicilios de las colonias División de Oriente, La Barita y Salvador Allende, exactamente los que se sitúan en las márgenes de la Curva Marina.

Por José Martín