Estados Unidos.- Tras recibir una carta anónima, la Policía de Detroit encontró en una funeraria clausurada los cuerpos de 11 niños, los cuales se encontraban en estado de descomposición.

Los cadáveres, algunos de ellos de bebés que murieron en el parto, se entraban bien escondidos entre el primer y segundo piso del edificio cerrado en abril pasado.

Se presume que el “pitazo” lo dio un empleado porque detalló en qué lugar se hallaban los cuerpos, algunos de éstos tenían  su nombre, por lo que ya se busca dar con sus familiares.

Hasta ahora no se sabe cuánto tiempo llevaban allí los cadáveres ni quién los dejó.

¿Usted qué opina?: