Reikiavik, Islandia.- Cincuenta ballenas muertas fueron descubiertas por turistas que realizaban un paseo en helicóptero en la costa de la península de Snaefellsnes.

De acuerdo al aeronauta David Schwarzhans, eran ballenas piloto de aleta larga, conocidas como calderón común “podrían haber sido más. Algunas ya estaban enterradas en la arena”. Aseguró que todas estaban en un solo sitio, “era muy triste”.

Se cree que los cetáceos nadaron hasta la costa en algún momento y murieron de deshidratación. Este es un comportamiento usual en las ballenas piloto, muchas veces quedan varadas por razones desconocidas.