Detroit, EE. UU.- Los cadáveres de 11 niños en avanzado estado de descomposición fueron hallados dentro de una funeraria clausurada gracias a un mensaje anónimo que la Policía local recibió un par de horas antes.

De acuerdo con el teniente Brian Browser, los cuerpos estaban “escondidos” en un compartimiento oculto entre el primer y el segundo piso, por lo que creen que la pista fue dada por un empleado o “alguien que conocía la funeraria”.

Al parecer, algunos de los bebés habían muerto en el parte, sin embargo, no se tienen más detalles sobre cuánto tiempo tenían allí o quien los dejó.

A cargo del local llamado Cantrell estaba Jameca LaJoyce Boone, quien fungió como su gerente hasta la clausura en abril de este año, cuando se detectó que los restos humanos tenían moho.

¿Usted qué opina?: