La velan en Mina; su mamá, Carmen Medel, bañada en llanto, recibió cientos de condolencias

Minatitlán, Ver.- Escenario colmado de flores y de indignación y tristeza. Flota la melancolía entre pétalos amarillos, rojos,  blancos, morados, verdes,  el dolor enrarece el aire, constriñe la garganta y se mete hondo hasta estrujar el alma.

Sonríe Valeria con su blanquísimo vestido. Sueños e ilusiones brillan en su mirada, en su rostro, en su expresión. Dos mujeres la acarician, es sólo la foto, sí, pero en ese acto sublime imaginan que sienten su piel y su calor, una vez más. “¡Amigas para siempre!”, murmura una, con la voz ahogada por el desconsuelo.

Un mar de gente satura la capilla de funerales Cristo Rey, donde Carmen Medel, con los ojos enrojecidos pero estoica, acepta abrazos, frases de amor y condolencias. Nadie sabe exactamente qué decirle a la diputada federal por Morena, pues no hay palabras que consuelen a una madre a la que le arrebataron el corazón.

Ante la atenta y fría mirada de militares de Sedena y Semar, llegan más y más personas, amistades de Valeria, de la infancia, de sus estudios en la Universidad Veracruzana, quienes sienten también la pérdida de una muchacha buena, alegre, limpia e íntegra, como todos la conocieron.

Este sábado, a las 12:30 será la misa, y posteriormente en el crematorio Casa Maram, el último adiós a una víctima más de la ola de violencia que azota al estado de Veracruz y a todos los rincones del país.

¿Usted qué opina?: