Ciudad de México.- La investigación del asesinato de la activista María Cristina Vázquez Chavarría ha presentado enormes fallas, como la negligencia por parte de las autoridades para brindarle seguridad, la contaminación del lugar o la filtración de datos del expediente.

Vázquez Chavarría, integrante del Comité Fundacional de la Asociación de Residentes de la Colonia Hipódromo Condesa, fue hallada sin vida en su departamento el pasado 1 de julio, aunque ya tenía tres días de muerta.

Apenas el 26 de junio, la víctima había solicitado seguridad debido a que presuntos delincuentes ocuparon la construcción contigua al edificio donde vivía, del que ya había denunciado irregularidades.

Testigos afirman que realizaron una llamada al 911 para advertir a las autoridades, pero la Secretaría de Seguridad Ciudadana negó que estuviera en sus registros. Además, acusaron que varias personas tuvieron acceso a la escena del crimen antes de que fuera acordonado.

El continuo activismo para denunciar anomalías en temas urbanos es una de las principales líneas de investigación de este crimen.