Cuautitlán Izcalli, Edomex.- Presuntos ladrones de combustible causaron un derrame justo donde se ubican un preescolar, una primaria y una secundaria, lo que causó malestares a varios alumnos, que sintieron mareos, dolor de cabeza y náuseas.

Aunque ya fue dada de alta, una menor tuvo que ser hospitalizada ante tales hechos ocurridos en el fraccionamiento Rancho San Blas y que afectaron a los estudiantes durante al menos dos días.

Trascendió que todo se debió a una toma clandestina en un ducto de Pemex que está en el de la arteria Cola de Caballo, a unos 10 metros de la primaria Frida Kalho. Ante esto, los padres de familia han pedido a las autoridades más seguridad ya que es un problema que se repite continuamente.

¿Usted qué opina?: