Esta situación empeorará con la oleada de gente de esta región que residía en EEUU y que está regresando

Poza Rica, Ver.- Mientras los políticos están enfrascados en dimes y diretes, los índices de pobreza y pobreza extrema van al alza, situación que seguramente empeorará con la oleada de gente de esta región que residía en EEUU y que está regresando ante las agresiones de la ley Trump.

En la huasteca, en los municipios de Tantoyuca y Chicontepec, que se precian de ser los más importantes, la pobreza es muy marcada, y ni se diga en otros como Tamalín, Chalma, Chontla, Chinampa, donde pocas son las familias que viven bien. “Tenemos decenas de años así y no hay carreteras dignas para que el campesino saque al exterior sus cosechas”,  dice Laureno Martínez, de Tlachichilco, donde se llega por desviación de la ruta a Tantoyuca.

En la sierra de Papantla están los municipios más apartados como Coxquihui, Coahuitlán, Mecatlán y Filomeno Mata. Ahí padecen de males endémicos. Algunos municipios colindan con el estado de Puebla, pero el más cercano es Espinal, retrocede y en comparación a la obra heredada por Pedro Gutiérrez Hinojosa y Salvador Lamoglia, el actual alcalde León Pérez Candanedo, alias “El Chulo”, ha sido de lo peor y todavía quiere heredar el trono a su hijo. Los pobres que sigan con su miseria.

Poza Rica, Papantla y Coatzintla no escapan a este problema, incluyendo Papantla y Cazones. Se han creado nuevos asentamientos humanos en zonas de alto riesgo, con casas y techos de cartón y mucha gente sin trabajo.

Datos oficiales de Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) en su página oficial indica que del 2010 al 2016 el número de habitantes en pobreza extrema ha ido al alza, nunca a la baja, y los pronósticos para el fin del 2018 son de números muy altos por las condiciones del creciente desempleo y el retorno de paisanos de Estados Unidos.

Por Abel Andrade Licona

Gráficas  Fernando Barrientos

¿Usted qué opina?: