Ciudad de México.- Amnistía Internacional considera inadmisible que un país con los recursos de Estados Unidos pretenda transferir sus obligaciones internacionales a México y convertir a su vecino en un filtro migratorio que detenga a quienes buscan llegar a territorio estadunidense, advirtió Erika Guevara Rosas, directora para las Américas de AI.

Después de revelarse que el gobierno de Enrique Peña buscaba firmar un compromiso por 20 millones de dólares para deportar a migrantes indocumentados no mexicanos, y solicitantes de asilo que buscan refugiarse en Estados Unidos, Amnistía Internacional señaló que aceptar ese acuerdo crearía un “muro de inhumanidad” en la frontera.

Aunque después de que se dijo que el mexiquense había dado marcha atrás y no recibiría esos recursos asignados a la Iniciativa Mérida,  Guevara Rosas alertó que “no hay garantía de que los fondos asignados para deportaciones no sean usados, y estas promesas verbales necesitan ser acompañadas de acciones concretas”.

¿Usted qué opina?: