Madrid, España.- Un plazo de cinco días le dio un juzgado español al cuñado del rey Felipe VI, Iñaki Urdangarin, para cumplir su sentencia de cinco años y 10 meses por un caso de corrupción. Ésta es la primera vez que un pariente de un rey de España entra en la cárcel.

El Tribunal Superior lo absolvió por falsedad en documento público pero ratificó la condena por malversación, prevaricación, fraude a la administración, dos delitos fiscales y tráfico de influencias.

Este lunes, Urdangarin deberá presentarse voluntariamente en la cárcel que decida, luego de haber recibido la notificación. Aún tiene la posibilidad de presentar un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional para conseguir un indulto.

El cuñado del rey dirigió el Instituto Nóos, de donde se desviaron más de seis millones de euros procedentes de fondos públicos entre 2003 y 2006.

¿Usted qué opina?: