Los megaproyectos del gobierno federal ponen en riesgo a las comunidades autóctonas, determinó la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

“El orden económico actual del denominado desarrollo inmobiliario, turístico o industrial está afectando de forma directa a los pueblos, comunidades indígenas y afromexicanas de México al invadir sus territorios y desplazar a sus habitantes”, consideró Luis Raúl González Pérez, presidente de la CNDH.

“La existencia misma de los pueblos originarios está en peligro si no se garantiza el pleno disfrute de todos sus derechos humanos”, indicó durante su participación en el “Seminario Internacional Alta Formación sobre el Derecho a la Consulta y al Consentimiento Previo, Libre e Informado de las Comunidades, Pueblos Indígenas y Afrodescendientes”.