Tantoyuca, Ver.- Explotó la bomba llamada Tránsito Municipal a cargo de Juan Castillo Badillo, quien aparentemente trató de adjudicarse la noche del viernes, junto con personal del Ayuntamiento, las oficinas de Transporte Público con sede en la colonia Del Valle, en el municipio de Tantoyuca, en donde pretenden instalar Tránsito Municipal.

Tras conocerse las aparentes acciones del funcionario municipal y sus secuaces;  camioneros y taxistas afiliados a la CROC se organizaron para, inexplicablemente, apoyar al personal de Transporte Público a fin de que no los desalojarán como viles delincuentes.

Todo el desbarajuste comenzó desde que Tránsito y Seguridad Vial fue cambiado, repentinamente a Tránsito Municipal, esto a pesar de que no contaban con instalaciones propias y, ahora buscan unas a como dé lugar.

Quien brilló por su ausencia fue el personal de la Policía del Estado en el municipio, a cargo del comandante Procopio Hernández, quien al estar estrechamente relacionado con las autoridades municipales, aparentemente ni las manos metió en la toma de instalaciones.

Este sábado se dijo de manera extraoficial que taxistas y camioneros actuaron en medida de, ser ellos quienes prácticamente ocuparon dichas instalaciones, por lo que no permitirán que de manera autoritaria llegue autoridad alguna a querer ocupar.

¿Usted qué opina?: