Pueblo Viejo, Ver.- A pesar de que se encuentra oficialmente cerrada desde que inició la pandemia del COVID-19, desde el mediodía del domingo decenas de personas procedentes de la ciudad y puerto de Tampico ingresaron a Playa Hermosa.

El anuncio de restricción de “playa cerrada” que está a la entrada del ejido La Guadalupe donde se ubica este litoral, no fue suficiente para calmar los ímpetus de los sorpresivos visitantes.

Esta situación generó desconcierto entre los residentes, así como entre los integrantes de la Unión de Palaperos, ya que los turistas sin ninguna medida sanitaria ingresaron en autos y camionetas al área, utilizando las palapas incluso, causando daños en algunas de ellas.

Los vecinos indicaron que sin duda la restricción permanente que sigue en playa Miramar en Cd. Madero ha derivado en que esta gente, en su mayoría procedente de Tampico, acuda a Playa Hermosa, aprovechando que no se cuenta con vigilancia.

En el caso de los palaperos, existe desconcierto, ya que muchos de ellos con grandes sacrificios levantaron sus palapas, en espera de que la contingencia termine y les permita activarlas.

Sin embargo, la gente que ingresó no realizó ningún pago por ocuparlas, e incluso acapararon mesas y bancas en donde se dio el consumo de bebidas embriagantes.

Por lo cual solicitarán el apoyo de la autoridad municipal, para que se respete la restricción durante los fines de semana, principalmente.

Por Francisco Díaz