Ciudad de México.- Auxiliares del exgobernador veracruzano Javier Duarte no dudaron en revelar la verdad para hundirlo junto con su esposa Karime Macías, a quien señalan de decidir a quién le daba los contratos públicos para después utilizar los recursos a beneficio propio.

De acuerdo con las declaraciones del extesorero Antonio Tarek Abdalá a la PGR era ella quien tomaba esas decisiones, a lo que concuerda Arturo Bermúdez Zurita, exsecretario de Seguridad Pública estatal, quien dijo que a veces Karime cubría las reuniones de gabinete en lugar de su esposo y daba instrucciones.

En la declaración jurada, indicó que Duarte le ordenaba por el teléfono rojo, que hiciera las transferencias fuera de las cuentas concentradoras de recursos porque era más fácil perder el rastro de estos movimientos.

Xóchitl Tress, quien presuntamente mantenía una relación con Duarte, declaró en contra del exgobernador y señaló el mal manejo de recursos en este rubro, pues en 2014, 80 millones de pesos fueron depositados al fondo de la Sefiplan para invertirlos en escuelas, pero nunca se utilizaron en esto.

¿Usted qué opina?: