Este martes ha concluido “juicio del siglo” en Estados Unidos con el veredicto de culpabilidad por 10 cargos contra el narcotraficante mexicano Joaquín Guzmán Loera

Nueva York, EE. UU.- El gobierno de Estados Unidos se ha adjudicado una histórica victoria tras conseguir el veredicto de culpabilidad en contra del narcotraficante mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, acusado de 10 cargos entre los que destacan la producción y el trasiego de drogas, además del blanqueo de las ganancias obtenidas por los negocios ilícitos.

El 5 de noviembre comenzó “el juicio del siglo” y, con ello, la pesadilla del capo. Durante 12 semanas desfilaron por la corte federal de Brooklyn, uno tras otro, 56 testigos de parte de la Fiscalía para refundir en la cárcel a la escurridiza leyenda del crimen organizado, que evadió la justicia mexicana en dos ocasiones al fugarse de penales de máxima seguridad y celebrado por la cultura popular.

Este martes terminó todo. Un jurado compuesto por ocho mujeres y cuatro hombres concluyó que “El Chapo”, de 61 años, era culpable de los 10 cargos que la Fiscalía estadounidense le fincaba y por los que pide, por cada uno, 10 años de prisión como mínimo. La sentencia definitiva será dada a conocer el próximo 25 de junio.

Mientras tanto, sus abogados han declarado que seguirán con la defensa y apelarán. “No importa quién es el defensor, todavía tienes que luchar a muerte. No importa lo que piense la gente, el Gobierno, la defensa”, mencionó Jeffrey Lichtman, cuya reputación se posicionó en lo más alto tras tirar cuatro juicios contra el último gran mafioso de Estados Unidos, John A. Gotti.

Por su parte, Emma Coronel (29 años), la esposa de Joaquín Guzmán y madre de sus mellizas, apenas pudo contener el llanto al escuchar el veredicto. La exreina de belleza sinaloense ha estado presente en casi todas las audiencias desde que comenzó el juicio y pese a que esta vez era visible su conmoción, se negó a quebrarse. “Hoy no voy a llorar. ¿Por qué? Nadie ha muerto aquí”, se limitó a decir tras salir de la sala del juez Brian Cogan. Momentos antes le sonrió a su esposo y se llevó la mano al corazón.

Por Teresa Jiménez

¿Usted qué opina?: