Nuestras Redes

Columnistas

LA CUMBRE TAJIN

Publicado

-

¿Quieres compartir esta nota?

Por Leonardo Zaleta

Cronista de la ciudad.

El proyecto fue auspiciado por el Lic. Miguel Alemán Velasco, gobernador de Veracruz, cuando acababa de cumplir su primer año en el cargo.

Promotor de la Reseña Internacional de Cine en el Fuerte San Diego de Acapulco en los años 60s, comentarista de televisión con Jacobo Zabludovsky o Pedro Ferriz, vicepresidente ejecutivo de Televisa y encargado de los noticieros, autor de las novelas “El héroe desconocido”, “La isla de los perros” “La maldición del templo mayor” y “Si el águila hablara”, y en el pasado inmediato senador de la república, había concebido un magno festival en tierra totonaca para despedir con gran pompa la doliente vigésima centuria.

El primer semestre de 1999, una selecta brigada recorrió Tajín, Papantla y la región preguntando, anotando, recabando, filmando, grabando, fotografiando, seduciendo…

La zona arqueológica sería el escaparate, la cultura totonaca la bandera y un techo financiero de 150 millones de pesos. Pero el dios supremo de la lluvia mandó un soberbio diluvio el 4, 5, y 6 de octubre que empantanó campos, ciudades, y colapsó carreteras y puentes de la región, enlutó hogares y malogró el festival anunciado para el 31 de diciembre de 1999.

Escasamente tres meses después, del 16 al 23 de marzo, se celebró el festival denominado “Tajín 2000. Primavera del milenio”, en el corazón de la zona arqueológica, en el área de los edificios 3/23 detrás del Juego de Pelota Norte, cerca del muro de contención del Tajín Chico.

Para tal efecto, se levantaron las estructuras metálicas del foro y las graderías. Diseminados en el área de trabajo había tablones de madera, tubería, varilla, herramienta, que habían acarreado los pesados camiones profanando el recinto sagrado, a unos cuantos metros de la venerable Pirámide de los Nichos.

Cuando se estaba probando la resistencia del graderío, uno de los jefes de la compañía a cargo de la obra ordenó que se subieran los obreros, los empleados de seguridad, ayudantes y mirones, a fin de probar la estructura.

Una parte del graderío se vino abajo, la gente se golpeó con los tubos y los tablones de madera que les cayeron encima, y al momento se detectó un muerto y docenas de heridos de gravedad.

Ante la catástrofe y para no verse involucrados, varios de los mandos medios se hicieron ojo de hormiga; mientras los custodios del INAH, los artesanos y vendedores llamaron a la Cruz Roja. Los paramédicos recogieron el cadáver y los heridos, los subieron a las ambulancias.

Se acordonó el área, se despejó a la gente, se prohibió el paso a los periodistas, se minimizaron los hechos pero la noticia del accidente y de cuatro más de los heridos que habían fallecido cuando se les estaban prestando los primeros auxilios, causó alarma en la región a pesar del cerco de hermetismo oficial. La responsabilidad recayó en la empresa.

La Orquesta Sinfónica de Xalapa, que en 1993 había destacado en el Festival “Europalia” celebrado en Bélgica, fue el número más espectacular del carnet. Se contrataron danzas y comparsas locales. Hubo números de danza contemporánea y folclórica. Los vecinos de las comunidades fueron empleados como artistas, vigilantes, carpinteros, pintores, personal de limpieza, ayudantes, etc. En esa oportunidad, Tajín, casi ignoró el espectáculo a no ser por una modesta llovizna grisácea y fría.

Desde que trascendieron los preparativos para el magno festival, las críticas no se hicieron esperar: que se maltrataban los edificios, que el INAH debía velar por su preservación, que se estaba privatizando la zona arqueológica, que los precios eran estratosféricos, etc.

El Dr. Jurgen  Kurt Bruggemann, responsable de la zona arqueológica y el Ing. Daniel Goeritz Rodríguez, director del Centro INAH Veracruz, el 8 de marzo de 2000 se apresuraron a informar que: el evento pretendía promover la zona arqueológica; que estaban protegidos los vestigios prehispánicos; que no había destrucción patrimonial; que las tarimas están sobrepuestas en protecciones de madera; que el evento dura cinco días, pero el acceso a la zona arqueológica sólo se contempla la noche del 20 de marzo, en horario en el que usualmente el sitio está cerrado al público, y que “La Primavera del Milenio” beneficiará con gran difusión El Tajín, así como a la región.

Al año siguiente, 2001, se celebró un espectáculo de luz y sonido en la zona arqueológica con horario nocturno. Lucieron los jugadores de pelota prehispánica traídos desde Nayarit, y los vecinos de las comunidades fueron contratados como extras, comparsas y obreros.

Esa noche maravillosa los espectadores arrobados disfrutaron los efectos de los rayos lasser manejados por el equipo francés de la empresa ECA-2, precedida por la aureola de haber “desaparecido” durante breves minutos la Torre Eiffel de París. Y si los franceses se asombraron la noche del fin de año en 1999, ¿por qué razón nosotros no?, cuando hicieron lo mismo con esa reliquia de piedra que es la pirámide de Los Nichos.

Sin embargo, los organizadores, receptivos y aspirando a eludir confrontaciones, aceptaron las críticas y para mejor lucimiento del espectáculo y comodidad del público buscaron un nuevo recinto.

El gobierno del estado escogió un terreno de 30 hectáreas propiedad de la señora Dea Olivier Chagoya de Violante, vecina de Papantla, ubicado en el kilómetro 17.5 de la carretera Poza Rica-San Andrés, distante un kilómetro al sur de la zona arqueológica, y se realizó la transacción por 15 millones de pesos. Ahí se construyeron locales, galerías, talleres, auditorio, algunos “nichos” como el de la música, aromas y sabores, exposiciones, campamento, estacionamientos, etc.

En diciembre de 2001, se advirtió la necesidad de bautizar el novedoso espacio recreativo. Gastón Melo Medina, productor general del festival Cumbre Tajín publicó la convocatoria para el concurso “Nombre al parque temático”. El espectáculo comenzaba a despegar arropado con la más amplia campaña mediática y una espectacular cobertura publicitaria por todos los caminos de México.

Se ofrecieron seis mil pesos al primer lugar, tres mil al segundo y quinientos al tercero. El jurado calificador estuvo integrado por el distinguido poeta y escritor Maclovio Sosa Palomino, cronista de Zozocolco, el C. Pastor Gutiérrez Rivera, director de Turismo del ayuntamiento, y el antropólogo Domingo Francisco Velasco, del INI-Papantla.

Al cierre de la convocatoria se recibieron 28 trabajos procedentes de varios estados de la república. Las propuestas del nombre estaban escritas en español y totonaco. Consistían en una breve reseña o explicación del concepto. A juicio del jurado calificador obtuvo el primer lugar el trabajo amparado con el seudónimo “Azul”. Al abrir la plica de identidad se descubrió a la autora: Nadia Sagrario  Hernández Tremari, de 21 años, originaria de Papantla, estudiante de arquitectura en la Universidad Autónoma de Nuevo León, pianista, bailarina y poetisa.

Esta época que le tocó vivir marca el despertar de grandes descubrimientos y avances tecnológicos. Marca el inicio de la difusión que más allá de nuestras fronteras recibe una cultura milenaria que estuvo muchos años encerrada en sus límites geográficos. “La proyección de una etnia como protagonista de un evento llamado Cumbre Tajín, nos permite reflexionar que no se puede llegar a la cumbre si no se parte de la génesis. Para alcanzar una meta fue necesario el comienzo”.

“Por lo tanto, siendo éste el predio destinado a realizar el evento que marca el comienzo del impulso hacia el desarrollo del estado, de su cultura y sus tradiciones, ha venido a mi mente el siguiente nombre: “Takilhsukut, el principio”. Una sola palabra sintetizó la cosmogonía de un pueblo, y se fue como un eco repetido por todos los vientos.

La siguiente Cumbre Tajín fue programada del 20 al 24 de marzo de 2002, en el Parque Temático. Ahí se celebró la ceremonia de premiación el sábado dos de marzo de 2002.

Como “Takilhsukut” no dice nada a quienes no hablan totonaco, tal vez convenga adicionar debajo la traducción al español (y otros idiomas), de: El Principio”.

La promesa fue que las utilidades se iban a canalizar hacia proyectos que beneficiaran a la etnia y a la región, renglón en el que no ha habido transparencia. El caso es que la calzada arqueólogo José García Payón, de escasos 600 metros (entre la carretera federal y la glorieta del volador), sólo tiene dos carriles desde 1992, cuando se construyó el Museo de Sitio y la Plaza del Volador para celebrar el V Centenario del Encuentro de los dos mundos.

En temporada alta o en época de lluvias, los autobuses turísticos no se estacionan en el área reservada pues el lodo impide el paso de las personas al bajar. Se estacionan en la calzada obstruyendo un carril. El otro se lo disputan los vehículos que entran y salen de la zona arqueológica, con la consecuente irritación de los turistas. Es urgente la pavimentación del estacionamiento para autobuses, o la ampliación del único acceso vehicular y peatonal a El Tajín, patrimonio de la humanidad.


¿Quieres compartir esta nota?

Atención Ciudadana

Por este medio de contacto directo podrás realizar reportes o sugerencias.
Por Whatsapp: Whatsapp
Correo: [email protected]

Sigue nuestras redes

Facebook
Twitter
Instagram
Youtube
Telegram
Advertisement
Comentar

¿Usted qué opina?:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Columnistas

ALGO SOBRE EL MONUMENTO A LA MADRE

Publicado

-

¿Quieres compartir esta nota?

Por Leonardo Zaleta.
Cronista de la ciudad.

Salvador Vidargas, el escultor que elaboró el Monumento a la Madre de Poza Rica, nació en San Miguel Allende, Guanajuato, en 1921. Perteneció a una familia de músicos y artesanos imagineros, dedicados a la elaboración de imágenes religiosas policromadas. Dominaba el arte del tallado en madera y el estofado con delgadas láminas de oro, y era un restaurador excelente. Cuando la familia se mudó a la Ciudad de México, su abuelo abrió un taller de escultura y restauración en la calle de Génova, esquina con Paseo de la Reforma. Trabajó para el pintor Jesús Reyes Ferreira, propietario de una tienda de antigüedades. Ahí comenzó el pequeño Salvador a amar la escultura, apoyado por su abuelo. Se apegó a la técnica tradicional y conservadora. Años después, se independizó  e instaló un  taller ubicado en la calle Río Po de la colonia Cuauhtémoc; era un semillero de estudiantes dedicados al tallado y la escultura. Sus primeros alumnos llegaban a las 7.30 de la mañana. Fue un hombre con una vocación depurada para el arte religioso y la restauración. De carácter humilde, paciente y cordial, don Salvador fue enemigo de la vanidad y la codicia. No hacía imágenes para adorno de residencias, prefería venderlas a menos precio a las iglesias, para que la gente les rezara.

Héctor García Solís, estudiante de topografía en la Ciudad de México, y directivo de la Juventud Revolucionaria de Poza Rica, se topó casualmente  con el taller de don Salvador en la capital. Con curiosidad, entró a plantearle la elaboración de un Monumento a la Madre para Poza Rica. Vidargas se entusiasmó. Entre santos y vírgenes, la figura venerable de la madre no se apartaba de su línea creativa.

Héctor, llamado cariñosamente “Popo” durante su infancia en Tuxpan, comentó lo acontecido en su viaje con sus compañeros: Arcadio Cázares Vázquez, Carlos Navarro Portes y Gonzalo Herrera Mar, el primero trabajador petrolero como él, y los dos restantes comerciantes.

Buscaron un terreno céntrico y cuando lo encontraron, Petróleos Mexicanos lo donó. Celebraron un baile el fin de año (1962) amenizado por la orquesta de Evangelina Elizondo en el Salón Corona, con lo que obtuvieron la mitad de los recursos. Pemex prestó el transporte y cuadrilla para trasladar la obra.

El monumento se inauguró el 10 de mayo de 1963, en la convergencia de la Av. Central Norte y el bulevar Lázaro Cárdenas. El maestro Homero Quiroz García pronunció una emotiva pieza oratoria.

El escultor, al ver que no le cubrían el saldo de 30 mil pesos, se entrevistó con el gobernador Fernando López Arias en Xalapa, pidiéndoles que los exhortara a cubrir el adeudo.

El enérgico gobernante que no le tenía buena voluntad a la ciudad de Poza Rica, ordenó al procurador de justicia Amador Toca Cangas, que los llamara la capital y cuando entraron a su despacho amenazó a los jóvenes revolucionarios y monumentales: “O pagan o van a la cárcel”. Fue el lacónico saludo y despedida. El procurador les concedió 30 días para liquidar el saldo.

Héctor y Arcadio, trabajadores petroleros, recurrieron a la Sección 30 para que solventara el adeudo, así fue como conservaron la libertad y el orgullo por haber erigido el Monumento a la Madre.

Don Salvador Vidargas murió en la Ciudad de México, el año 2002. Siempre se expresó con simpatía de los promotores de su obra plástica en Poza Rica, diciendo que eran “buenos muchachos”.


¿Quieres compartir esta nota?

Atención Ciudadana

Por este medio de contacto directo podrás realizar reportes o sugerencias.
Por Whatsapp: Whatsapp
Correo: [email protected]

Sigue nuestras redes

Facebook
Twitter
Instagram
Youtube
Telegram
Continuar Leyendo

Columnistas

De los Ángeles a los Demonios. Trascender a través de la enseñanza

Publicado

-

¿Quieres compartir esta nota?

Dra. Denisse de los Ángeles Uribe Obregón

Magistrada del H. Tribunal Superior de Justicia

Desde 1918 se celebra en México el Día del Maestro, fecha instaurada en 1917 por decreto del entonces Presidente de la República, General Venustiano Carranza en conmemoración y gratitud hacia los profesionales de la educación, quienes a través de su trabajo diario forjan el presente y futuro de nuestro país.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo realizada por el INEGI en 2019, en México, hay un millón ciento noventa y siete mil setecientos setenta y ocho personas ocupadas como docentes en educación básica; la Secretaría de Educación Pública (SEP) señala que durante el ciclo escolar 2020-2021 el número de profesores a nivel licenciatura tanto en universidades públicas como en privadas asciende a trescientos sesenta y un mil ciento noventa y tres en todo el país.

La cantidad de maestros en México ha aumentado considerablemente en los últimos años, toda vez que el porcentaje de población que asiste a clases también ha incrementado. De acuerdo con datos del INEGI, actualmente el 94 % de niñas y niños de entre 6 y 14 años de edad asisten a la escuela, mientras que el porcentaje de jóvenes que estudian es del 45 %.

Sin duda, los maestros juegan un papel fundamental para evitar la deserción escolar, ya que, además de cumplir con el objetivo de enseñar, también desempeñan el papel de investigadores, asesores y guías; la motivación y la metodología empleada en las aulas influye exitosamente en los procesos de enseñanza-aprendizaje.

Aunado a estas importantes tareas, desde hace más de un año los docentes se han enfrentado al reto de la educación a distancia, realizando un gran esfuerzo para adaptar los planes de estudio al contexto social de cada uno de sus estudiantes, pues si bien algunos alumnos han tenido la oportunidad de continuar con sus clases en línea, no todos tienen acceso a las mismas herramientas tecnológicas.

De acuerdo con un informe realizado por el Banco Interamericano de Desarrollo y la Unesco, se calcula que en los países de Latinoamérica cerca de la mitad de la población estudiantil se ha quedado completa o parcialmente marginada de la educación a distancia, sobre todo en las poblaciones con mayor índice de pobreza, motivo por el cual en estos lugares el regreso a clases presenciales es urgente.

En este sentido, es preciso reconocer la gestión del Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, así como del gobernador de nuestra entidad, Ing. Cuitláhuac García Jiménez, quienes hicieron posible que los maestros veracruzanos recibieran la vacuna contra el COVID-19 durante el mes de abril, con el propósito de tener un retorno a las aulas seguro, situación que sin duda contribuirá a disminuir el rezago escolar, sobre todo en zonas marginadas.

Ser maestro requiere de vocación, actitud de servicio y mucha responsabilidad, quienes hemos tenido la fortuna de impartir clases sabemos el importante compromiso social que representa la labor docente; sin duda, la mejor manera de transformar a la sociedad es a través de la educación.

Desde este espacio, expreso mi reconocimiento y admiración a nuestras maestras y maestros, quienes se esfuerzan diariamente por sembrar en sus alumnos la semilla del conocimiento, además de motivarlos e inculcar en ellos valores, pensamiento crítico y responsabilidad social, acciones que les permiten  trascender a través de la enseñanza.


¿Quieres compartir esta nota?

Atención Ciudadana

Por este medio de contacto directo podrás realizar reportes o sugerencias.
Por Whatsapp: Whatsapp
Correo: [email protected]

Sigue nuestras redes

Facebook
Twitter
Instagram
Youtube
Telegram
Continuar Leyendo

Columnistas

De los Ángeles a los Demonios. Normativa internacional en materia de violencia de género

Publicado

-

¿Quieres compartir esta nota?

Dra. Denisse de los Ángeles Uribe Obregón

Magistrada del H. Tribunal Superior de Justicia

La historia nos ha enseñado que las mujeres y los hombres no siempre hemos gozado de igualdad jurídica, la igualdad en derechos es una victoria relativamente reciente, tanto a nivel internacional como en nuestro país; las primeras generaciones de derechos humanos no consideraron al género femenino, en este sentido se advierte que cuando se comenzó a debatir acerca de los derechos del hombre y del ciudadano, la mujer no estaba incluida.

Las luchas emprendidas para lograr el reconocimiento de los derechos de las mujeres, comenzaron a rendir frutos en el siglo XX a través de la publicación y adopción de instrumentos internacionales que recogieron el anhelo de justicia e igualdad, ideales que con el paso de los años se han incorporado al derecho interno de los estados.

Para entender la lucha de las mujeres por la igualdad y por el reconocimiento de derechos, debemos partir reconociendo que el género femenino históricamente ha sido víctima de discriminación; a la mujer se le discrimina cuando se le brinda un trato diferente y desigual, colocándola en desventaja respecto de los hombres, por lo tanto la violencia debe ser interpretada como una forma extrema de discriminación.

Lamentablemente en todo el mundo las mujeres son víctimas de maltrato, sin embargo, Naciones Unidas señala que en los países de renta baja y renta media la violencia de género es más desproporcionada; en América Latina el 25 % las mujeres sufre o ha sufrido algún tipo de violencia de género.

La Organización Mundial de la Salud estima que a nivel mundial una de cada tres mujeres ha sido víctima de violencia física o sexual desde que es muy joven; el grupo etario como mayores tasas de violencia comprende a las jóvenes de entre 15 y 24 años.

Desde el ámbito internacional se ha entendido a la violencia contra las mujeres como una forma de discriminación por razón de género enraizada en todos los países, por ello uno de los principales objetivos de Naciones Unidas desde la adopción de su Carta Fundacional ha sido fomentar la cooperación internacional para lograr el respeto a los derechos y libertades fundamentales de todos, sin distinción.

El primer instrumento internacional orientado a lograr tal propósito es la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación de la Mujer (CEDAW), aprobada por la Asamblea General de la ONU el 18 de septiembre de 1979 y ratificada por nuestro país el 23 de marzo de 1981; este documento es considerado la carta internacional de los derechos de las mujeres.

La convención consta de 30 artículos, dentro de los cuales se reconocen derechos a la igualdad, integridad personal, participación política, nacionalidad, entre otros; a través de este instrumento los estados partes se comprometen, entre otras cuestiones, a adoptar medidas legislativas para prohibir todo tipo de discriminación contra la mujer y establecer la protección jurídica a sus derechos sobre una base de igualdad con los del hombre.

El artículo 17 de la convención establece la conformación de un Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer, integrado por mujeres de gran prestigio moral; actualmente la destacada académica Leticia Bonifaz Alfonso representa a México dentro de este grupo de expertas.

Las facultades y funcionamiento de dicho comité se encuentran especificadas en el Protocolo Facultativo de la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, adoptado por la Asamblea General el 6 de octubre de 1999 y ratificado por México el 15 de marzo de 2002, este documento constituye una garantía para el cumplimiento de los compromisos y obligaciones adquiridas por los estados.

A nivel regional, la Organización de Estados Americanos (OEA), impulsó la creación de la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (Belém Do Pará), la cual entró en vigor el 28 de marzo de 1996 y fue ratificada por México el 12 de noviembre de 1998.

La importancia de tal instrumento radica en que es el primer Tratado Internacional en materia de Derechos Humanos que aborda de manera específica la violencia contra las mujeres, consagrando el derecho a una vida libre de violencia tanto en el ámbito privado como en el público a través de la incorporación de mecanismos de protección y defensa.

La erradicación de todas las formas de discriminación en contra de las mujeres representa una de las principales aspiraciones de la comunidad internacional; eliminar las conductas que atenten contra los derechos humanos y los principios de igualdad y la no discriminación debe ser prioridad de todos los estados para construir sociedades más igualitarias y libres de todo tipo de violencia contra las mujeres.


¿Quieres compartir esta nota?

Atención Ciudadana

Por este medio de contacto directo podrás realizar reportes o sugerencias.
Por Whatsapp: Whatsapp
Correo: [email protected]

Sigue nuestras redes

Facebook
Twitter
Instagram
Youtube
Telegram
Continuar Leyendo

Diario Digital

Cineboc - Mujer Maravilla 1984

Tendencia