Ciudad de México.- “¡No, por qué él, por qué a ti, despiértate!”, gritaban sus familiares. Su clamor era inútil: Diego Ismael había muerto por al menos dos disparos en la cabeza que le asestaron cuando circulaba en una motoneta por las calles de la colonia Peñón de los Baños, en la alcaldía Venustiano Carranza. Su cuerpo quedó recargado sobre un auto.

Los policías que acudieron al lugar de los hechos, en la calle Norte 186, entre Soles y Tahel, comprobaron el deceso y tomaron el testimonio de la hermana de la víctima, Edna Tais, quien aseguró que los asesinados viajaban en otra motocicleta y al tener al alcance a su familiar, le hicieron varios disparos.

La unidad médica MX-044-G2 del Erum arribó de inmediato y al revisar a la víctima sólo certificó que ya había fallecido. El hombre fue identificado en el lugar como Diego Ismael Lascuraín Alcántara, su cuerpo quedó a bordo de la motoneta Yamaha, color roja, placas 5D5GU, ambos recargados sobre un vehículo blanco.