Ciudad de México.- La venta del equipo de futbol Gallos Blancos del Querétaro fue relacionada con la red de lavado de dinero de la que se acusó al abogado Juan Collado, luego de las comparecencias del empresario Sergio Hugo Bustamante Figueroa ante la Fiscalía General de la República (FGR).

Mencionó que José Antonio Rico Rico, socio de Collado, utilizó créditos otorgados por la empresa Libertad Servicios Financieros para la compra del equipo, la cual también estuvo relacionada con actos de corrupción.

Posteriormente, Rico Rico vendió al equipo a Amado Yáñez, propietario de Oceanografía, en 8 millones de dólares, dinero que fue repartido entre él y Juan Collado, pero los créditos de Caja Libertad nunca se pagaron.

En el 2002, la franquicia fue ofrecida a Rico Rico por José Muñoz, donde se acordó que Libertad Servicios Financieros pagaría facturas por diversos servicios a los socios involucrados en la operación, uno de ellos era Tirso Martínez “El Ingeniero”, acusado de “lavar” dinero en diversos equipos de la Liga Mx y la Liga de Ascenso.

Luego de la compra, se determinó que los hermanos Jorge y Alejandro Vázquez Mellado “aparentaran” ser los propietarios del equipo, por lo que el Querétaro fue desafiliado junto con el Irapuato, quienes hicieron diversas gestiones para que la Federación Mexicana de Futbol (Femexfut) avalara la venta.