Ciudad de México.- Una batalla legal para que la Judicatura Federal “limpie su nombre” y publique un desplegado donde reconozca “su inocencia” ha comenzado Raúl Salinas de Gortari con base en la exoneración de un juez que desestimó las acusaciones por enriquecimiento ilícito, de más de 224 millones de pesos, levantadas contra el hermano del ex presidente Carlos Salinas.

La Procuraduría General de la República había  denunciado que Raúl adquirió -cuando era servidor público de Conasupo- 41 propiedades en nueve estados del país, cuyo origen no pudo justificar. En el expediente se menciona que 24 de estos inmuebles se localizan en el Distrito Federal y corresponden a departamentos, casas y terrenos; otros se ubican en los estados de México, Guerrero, Jalisco, Morelos, Querétaro, Oaxaca, Baja California Sur y Puebla.

Sin embargo, Carlos López Cruz, juez 13 de Distrito de Procesos Penales Federales en el Distrito Federal, determinó que el denunciado no era responsable de la comisión de ese delito y ordenó la devolución de los bienes, así como el descongelamiento de sus cuentas bancarías y de cheques.

¿Usted qué opina?: