Guatemala.- Jovencito de 18 años muere a pedradas; su cuerpo fue marcado con palabras que hacían referencia a su orientación sexual.

José Roberto Díaz, se desempeñaba como maquillista y activista en Trabajando Unidos por Huehuetenango en Guatemala. El cadáver de José Roberto fue ubicado en un predio baldío, en donde sus asesinos lo marcaron con la palabra maricón, así como el número 18, cual se le ha atribuido a una pandilla que opera en Centroamérica.

De acuerdo a familiares el hoy occiso habría recibido anticipadamente amenazas con mensajes de odio. “Él no era cualquiera, era una reina y como reina que es, quiero hacerle justicia”, dijo la madre de la víctima.