Agua Dulce, Ver.- La violencia física y psicológica entre las parejas, también afecta a los hombres, quienes muchas veces callan.

En el municipio también hay casos de agresiones contra los varones, solo que estos no suelen denunciar a diferencia de sus contrapartes.

Según datos del DIF Municipal, que suele ser la primera vía de conciliación para los problemas intrafamiliares, en el municipio hidrómilo sólo atendieron un caso en el 2018 de un hombre que era maltratado, aunque eso no significa que fuera el único.

Se trata de un hombre joven, de menos de 25 años de edad, cuya pareja también era joven, pero que solía golpearlo e insultarlo hasta que decidió denunciar ante el DIF Municipal y llegar a un convenio de mutuo respeto.

La escena, lejos de ser “graciosa”, representa una estampa común que la sociedad todavía estigmatiza, por lo que los hombres víctima de maltrato se resisten a denunciar los hechos por temor a la burla, la revictimización o el escarnio debido al machismo que impera en México.

En muchas ocasiones, las mujeres no sólo utilizan los puños sino que lesionan a sus esposos con otros objetos de uso cotidiano como escobas o trapeadores, además de imponer horarios y restricciones, así como cometer violencia psicológica.

Según datos del Gobierno Federal, “este tipo de conductas sí están tipificadas como violencia intrafamiliar en la mayoría de las legislaciones del mundo, la cual se describe como el uso de fuerza física o comportamientos intimidantes por un miembro adulto del hogar hacia otro”, así que no debe haber mayor diferencia entre si se trata de un hombre o una mujer quien lo comete.

Por ejemplo, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) sobre la violencia doméstica, se reveló que casi un 25% de las denuncias en este tema fueron interpuestas por hombres, es decir, que oficialmente en 1 de cada 4 casos de violencia familiar la víctima es un varón.

Por tal motivo, el DIF Municipal expuso que está en contra de cualquier tipo de violencia, independientemente del género, por lo que si un hombre o mujer se sienten violentados, pueden acudir a las oficinas para recibir orientación y apoyo y acabar con ese círculo.

Por Violeta Santiago