Poza Rica, Ver.- Docentes de educación básica llegarán a las aulas este lunes con la responsabilidad de transmitir sus conocimientos a sus alumnos; durante dos semanas asistieron a un curso intensivo para conocer el nuevo plan de estudios, pero consideran no estar debidamente instruidos a causa de la premura con que se implementaron los cambios, con la incertidumbre además de que todo se modifique con la siguiente administración federal.

En sondeo con diferentes profesores de educación primaria, coincidieron que no fueron suficientes los conocimientos adquiridos respecto al nuevo plan de estudios, por lo que muchos de ellos tendrán que aprender sobre la marcha.

Lamentaron que desde la Secretaría de Educación no se preocuparon por ampliar la capacitación, por lo que muchos de los instructores simplemente se esforzaron en conseguir los productos de aprendizaje contestados y repartirlos entre los docentes.

Habrán de pasar varios meses antes de que los profesores puedan adaptarse a las nuevas disposiciones, aunque la situación podría cambiar con la siguiente administración federal encabezada por Andrés Manuel López Obrador, quien ha anunciado dar marcha atrás a las disposiciones de la llamada reforma educativa.

Por otra parte, lamentaron las condiciones en las que estarán iniciando clases con déficit de maestros de inglés y educación física en muchas de las escuelas, toda vez que la Secretaría no ha autorizado las plazas y los padres de familia se oponen a pagar los honorarios de uno especial.

Otro de los vicios que siguen vigentes en el magisterio, pese a la reforma educativa, es la asignación de plazas mediante favoritismos entre familiares y amigos, pues a pesar de que los profesores aprueban las evaluaciones, las plazas que les asignan son en municipios alejados de sus lugares de origen.

Por Édgar Escamilla

¿Usted qué opina?: