París, Francia.- Un manifestante que participaba en las protestas en París de los “chalecos amarillos” perdió una mano cuando la manifestación pasaba frente al parlamento de la capital.

El hombre fue evacuado por los bomberos con una venda en el antebrazo.

Los llamados ‘street-medics’ que acompañan a los manifestantes, hablaron de una mano arrancada, cuyas imágenes fueron difundidas en redes sociales.

Aunque todavía se desconocen las causas del accidente, según un testigo que filmó el final del accidente, Cyprien Royer, la mano fue arrancada por una granada llamada de dispersión, que usó la policía para dispersar a los manifestantes cuando se acercaban a la entrada de la Asamblea Nacional.

Según el testigo, de 21 años, la víctima es un fotógrafo de los “chalecos amarillos” que estaba tomando fotos de la gente empujando las vallas que protegían la entrada del parlamento.

¿Usted qué opina?: