Bamako, Malí.- Un ataque armado en una aldea de Sonankobou, en el centro de Malí, dejó un saldo de 90 muertos y más de 30 desaparecidos, lo que pudo haber sido resultado de una confrontación entre etnias, aunque aún se desconoce la identidad de los responsables.

Según fuentes oficiales, un grupo de hombres armados llegaron al poblado perteneciente a la etnia dogón e incendiaron las viviendas con sus habitantes en el interior, mientras disparaban contra los que intentaban huir del lugar.

Se especula que este ataque se pudo tratar de una venganza de la etnia peul contra los dogón, debido a los diversos enfrentamientos que se han suscitado recientemente entre ambos grupos.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) hizo un reporte sobre el aumento de la violencia interétnica en Malí, donde se contabilizaron 250 muertos entre enero y mayo de este año.

El Consejo de Ministros maliense postergó por segunda ocasión el mandato de los diputados del parlamento hasta 2020, debido a las dificultades de realizar elecciones regulares ante esta situación.