Ciudad de México.- El representante del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), Christian Skoog, declaró que la inmediatez y la velocidad de ayuda humanitaria fueron uno de los más grandes retos para la organización durante el sismo del año pasado.

Resaltó que a diferencia de otros desastres, se brindó mejor atención a jóvenes y niños pero que es necesaria mayor coordinación para identificar problemas luego de catástrofes naturales.

Para nosotros nunca es suficiente hasta que el país ponga a los niños y sus derechos al centro, porque si los niños están felices y en buen estado físico y mental esto va a impactar en el resto de la sociedad”, añadió.

¿Usted qué opina?: