El gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador está usando las caravanas de migrantes con fines políticos, acusó la organización “Pueblo Sin Fronteras”.

“Las causas de las caravanas son complejas, reales y legítimas. Desafortunadamente, la forma como el gobierno mexicano –sumisa a la política estadounidense– ha utilizado las caravanas alimenta una situación de crisis clave para justificar acciones más securitarias que de respeto a derechos humanos” (sic), denuncia a través de un comunicado.

Añade que “está claro que el discurso utilizado por el gobierno federal sobre derechos humanos y migración dista de la realidad y sólo se ha concentrado en desplegar políticas de desgaste, criminalización, persecución, hacinamiento, contención y deportación”.

Recordó los disturbios en Mapastepec el pasado domingo, cuando migrantes centroamericanos agredieron a personal del Instituto Nacional de Migración luego de que les informaran que no les entregarían las visas humanitarias.

“¡El gobierno mexicano miente cruelmente!”, exclama el texto en el que precisa que primero se apoyan los movimientos en grupo de los extranjeros y luego se persigue y criminaliza a los organizadores.

“El aumento de redadas, criminalización, deportaciones es parte de la política de contención que busca provocar un cuello de botella en el sur de México provocando que tanto la población local como las propias personas migrantes se desesperen para así legitimar una política migratoria con un enfoque de seguridad nacional más abierto, como la futura participación de la Guardia Nacional en tema de migración y la militarización del Istmo de Tehuantepec”, concluye el comunicado.