Inglaterra.- Lo que sería el día más feliz de su vida se convirtió en un horrendo día de fiesta para la novia, pues su pareja, con la que acababa de sellar una unión de siete años, murió en una habitación del hotel donde se realizaba la boda.

Danny Emsley y Claire sólo esperaban que terminara la celebración para irse a su luna de piel, por lo que Danny subió a descansar al cuarto. Fue ahí que horas más tarde lo encontró Claire y se percató que ya no respiraba, horrorizada bajó gritando.

Familiares, amigos e invitados corrieron a intentar reanimar al novio, pero todo fue en vano, pues Danny Emsley ya había muerto.

En redes Claire escribió: “El viernes fue el mejor día de mi vida, pude casarme con el mejor, el más franco, honesto, divertido, amable y cariñoso. Tuvimos un día perfecto, lleno de familia, amigos, amor y risas; no podríamos haber pedido un día mejor. La magia se acabó al final de la noche y mi guapo Danny fue cruelmente arrancado de mi vida”.

La causa de la muerte no ha sido revelada. De momento, la Policía no está investigando la muerte de Danny como delictiva. No obstante, amigos de la familia sostienen que el hombre estaba sano.

¿Usted qué opina?: