Chihuahua.- Un descuido de su joven madre, de apenas 17 años, le costó la vida un bebé de dos años que de manera accidental bebió el contenido de una botella de cloro. La tragedia ocurrió en su domicilio ubicado en el rancho San Diego, del seccional Álvaro Obregón.

Fueron inútiles los esfuerzos de la progenitora para salvarlo. Acudió de inmediato con el pequeño Hugo Ernesto en brazos a la sede de la Cruz Roja donde los paramédicos que la recibieron intentaron reanimarlo, pero momentos después tuvieron que informar que el niño ya no tenía signos vitales.

Entre sollozos, la joven identificada como Luz Yolanda declaró que la tragedia ocurrió cuando ella realizaba labores en su hogar y el niño lloraba pidiendo su biberón. Ella se alejó para prepararle el alimento pero cuando regresó el bebé lloraba sin parar con la botella de cloro aún en sus manos. Fue entonces cuando lo cargó para buscar atención médica de urgencia, pero llegó demasiado tarde.

Tras obtener el testimonio de la madre del menor, agentes ministeriales solicitaron personal de Servicios Periciales y Ministerio Público para hacerse cargo de las diligencias necesarias, así como el levantamiento y traslado del cuerpo del menor a las instalaciones del Servicio Médico Forense.

¿Usted qué opina?: