Bogotá, Colombia.- Abrió el camino para las negociaciones con las guerrillas y afrontó la trágica toma del Palacio de Justicia en el corazón de Bogotá, uno de los peores episodios en medio siglo de conflicto armado. Este viernes, el expresidente Belisario Betancur se ha ido a los 95 años, confirmó la Fundación Santa Fe en un escueto comunicado.

La presidencia de Betancur, quedó marcada por dos hechos trágicos distanciados apenas por días en el fatídico noviembre de 1985: el llamado “holocausto” del Palacio de Justicia —una operación temeraria de la guerrilla del M-19 en el centro de Bogotá, agravada por la respuesta de los militares— y la erupción del volcán Nevado del Ruiz, que provocó una avalancha que sepultó el poblado de Armero, con un saldo de decenas de miles de muertos.

Cercano a los sindicatos y la izquierda pese a ser un conservador, derrotó en las elecciones de 1982 al expresidente liberal Alfonso López Michelsen. “No quiero que se derrame ni una sola gota más de sangre colombiana”, dijo en su discurso de posesión. Su Gobierno inició el primer proceso de negociación política con las guerrillas: logró una amnistía que permitió a unos  mil 500 combatientes salir de las cárceles, así como breves treguas con el M-19 y las FARC. Sin embargo, el M-19 decidió atacar directamente al mandatario en una demencial acción armada.

En menos de una hora los militares rodearon el edificio con tanques de guerra y procedieron a disparar sus morteros. Tras 28 horas de combates, el edificio quedó reducido a cenizas. Al día siguiente, el saldo de víctimas se acercó al centenar. Con  el paso de los años, las investigaciones han demostrado que, en medio del caos, el ejército sacó rehenes vivos que después desaparecieron.

¿Usted qué opina?: