Agua Dulce, Ver.- Aunque hay más aceptación para las personas con capacidades diferentes en el municipio, hace falta que se modernice la infraestructura pública, principalmente para las personas que requieren de aparatos de movilidad, aseguró Mario Cabrera Rodríguez, activista local al frente de la asociación civil Fe, Esperanza y Caridad.

“Urge que el palacio municipal y otras dependencias públicas modifiquen sus instalaciones, que tengan rampas y en algunos casos elevadores, o cuando menos módulos de atención inmediata para agilizar los trámites que llegan a realizar quienes utilizan sillas de rueda, bastones o andaderas”, resaltó Cabrera Rodríguez.

También indicó que en promedio el 5 por ciento de la población hidrómila sufre una discapacidad, y muchos casos corresponden a adultos mayores que, por el paso de la edad y las enfermedades que sufren, tienen que utilizar dispositivos para desplazarse.

En el marco del Día Internacional para las Personas con Discapacidad, alumnos de la escuela de educación especial, así como de nivel primaria, medio superior y superior, desfilaron por las principales calles de Agua Dulce, promoviendo la inclusión y el respeto.

¿Usted qué opina?: