Caracas, Venezuela.- Nicolás Maduro, afirmó que está dispuesto a establecer una mesa de dialogo con el Grupo de Contacto Internacional.

Sin embargo, antes de ceder un poco a la presión internacional, Maduro acusó a la comunidad europea de países de estar “sordos” y asumir una posición parcial en la crisis que vive su nación.

“Estoy listo y dispuesto para recibir cualquier enviado del Grupo de Contacto”, apuntó Maduro. “Ojalá nos escuchen”, agregó.

También dijo que la llegada a la frontera con Colombia de cargamentos con ayuda humanitaria de Estados Unidos para los venezolanos es un “show”, y pidió que se reparta en la nación vecina.

Negó que en su país haya una crisis humanitaria, pese al éxodo de millones de sus compatriotas en los últimos años, la escasez de alimentos y medicinas, la recesión y la hiperinflación. Y aseguró que su gobierno no aceptará “limosnas”, y menos de la Casa Blanca, a la que acusa de querer derrocarlo tras haber asfixiado la economía con sanciones.

¿Usted qué opina?: