Cuernavaca, Mor.- Cristian, el niño guatemalteco de 10 años que fue encontrado aferrado al cadáver de su padre degollado el pasado 8 de julio, por fin se ha reencontrado con sus familiares.

Después de ser atendido médica y psicológicamente, el pequeño permanece estable, tranquilo y emocionado por volver a ver a sus seres queridos, a quienes se les está protegiendo por parte del Instituto Nacional de Migración.

El caso de Cristian conmocionó al mundo debido a que apareció muy mal herido abrazando el cuerpo inerte de su padre Rudy, con quien había salida de Guatemala para intentar cruzar hacia Estados Unidos, pero el traficante que los guiaba los dejó abandonados a medio camino.